Seguidores

sábado, 6 de octubre de 2012

APRENDIZ DE SER



---


Desconozco las reglas esenciales
que obligan a los otros a oficiar
los instantes plebeyos,
a vivir en penumbra cada día
el tiempo inacabado.

Tampoco tengo edad
para erigir el orbe de los solos,
para ser en el aire
presencia del olvido
sin repuestas.

Pero pienso, que tú,
podrías ser la meta que persigo:
un curioso lector
que extraiga de lo oscuro la existencia,
que logre salvación al ofrecerme
simbolismos de sol,
que la palabra sea luz en mí,
la espera de un milagro.

Porque, mientras escribo,
se impresiona la imagen de un asceta,
un reflejo de paz conmigo mismo,
de espaldas al dolor,
creyéndome en el verbo, certidumbre posible,

o que un dios se revela
sin dádivas que ladren
las fauces del silencio,

el grito en su proclama.




Manuel M. Barcia


1 comentario:

Isaboa Del Sol dijo...

Tremendo.ya tienes una admiradora más.