Seguidores

domingo, 21 de diciembre de 2014

El lastre de la noche en lo ermitaño.






Me duelen los zapatos
al andar a traspié
los surcos de memoria.

Acaso un resbalón
cae lo más tirano de la luz
y luego, irrefutable,
vuela
lejos

l
a

s
o
l
e
d
a
d

en alas de la sombra.



mmb


sábado, 20 de diciembre de 2014

En un rincón del alma






De noches fugitivas, con las miras al sur
en los templos malditos.

Así los extrarradios del amor
surcando intimidades
en la sombra,
así la enfermedad
en los males de invierno,
las bóvedas de mí
y el corazón
latiendo los crepúsculos vacíos,

la luz que nos esconde
en el cristal
y a los espejos borra,

agonizantes
casi.





mmb



miércoles, 17 de diciembre de 2014

Títeres de amor y candilejas






Jamás he sido yo
quien movía tus hilos,

fingíamos tan sólo ser telón
de un acto inacabado,

esa sombra que cae
sintiéndose caricia de un final
con el temblor de ti
a espaldas del teatro de los sueños.

A veces el amor escenifica
carámbanos de luz
en lo ardiente del hielo,

allí brotan las voces
que luego son un río de palabras
buscando algún lugar donde fluir
un lago transparente,

acaso una mujer que sea destino
del volar de un poema,
o un títere
conmigo a paso lento,

los dos con nuestras almas recogidas.

--

Me iré si es lo que quieres,
y llámame Odiseo, buscador de aventuras
o islas donde pueda desposar
la épica de mí
sin que sea Penélope tu cruz
ni terco asentamiento
de todas las quimeras.

He intentado que fueras sanación
de múltiples ardores en todas las batallas,
incluso de las fiebres que a tu lado
con frío padecí,
conspirando en la noche lo inútil de las drogas,

para inyectar el cuerpo con remedios
que hicieran del amor
mi falta de energía.

Hazme hombre de trapo, silencio, marioneta,
enójate con todo lo que fue
mi luz de inspiración,

pero nunca te atrevas a decir
que yo fui tu ceguera,

la hidra con aliento venenoso
que tiene mil cabezas.

--

Las máquinas de guerra se han dispuesto
para ser rendición
si tú fueras la causa de mi hombría.

No hay signos de la paz en tu mensaje,
acaso lo maligno del rencor
encubriendo tu mundo en soledad
mientras nubes de ira
asombran lo azulado de tus ojos.

No soy yo el animal
que rinda pleitesía
al aroma en la carne,

tampoco el cazador
que atisba de su presa
ese modo de andar
tan cautelosamente
las formas de la noche.

Mi palabra es de honor,
pretende transparencia en lo sencillo,
la verdad que no tenga ocultaciones
ni líos de mujer
en sus enredos.

Que sea Poseidón
tu canto sirena.

--

¿Qué diré cuando el mundo
presienta como vibras
los ecos del amor?

¿Cómo desfallecer esa energía
que por ti se dilata,
el éxtasis que suple los silencios
de nuestra voluptad?

Es preciso escribir
tu nombre con blancura,
hacer un verso en prosa
y escuchar en la noche la inquietud
de tu risa en los sueños,

impedir que la luna
nos demande
por nacer firmamentos
con fuego en tu interior,

arder en nuestro claustro los rincones
y el celo que desnuda a los amantes
con liturgia infantil,

como un rayo de luz
que sea divisoria del placer
cuando cierres los párpados
y la razón estalle.

--

No puedo ver un fin
sin resumirte,

sin que seas mi único sentido
a contra dirección,
duermevela de luz
en lo que pienso y existe.

No sé ya trasladar mi cuerpo a tu presencia
con la holganza de ti dentro del aire,
ni como hacer que vuelen
las alas del deseo.

¿Por qué las marionetas
avanzan despacito
-diríase a hurtadillas-
cuando el norte y el sur
carecen de horizonte
en tan burdo escenario?

Quizá sea un complot
de los hilos que penden
trapos inanimados,

para luego ser mango de sartén
con ansia de golpeo

y la risa de un público infantil
que aplaude los rigores teatrales
del dolor y la muerte.

¿Son tus ojos también esa mirada?
¿Es posible alcanzar la plenitud
haciéndome solsticio de un error,
abandono después
y alma que se pierde
sin que tú
la rescates?

Escribes con omega lo que acaba,
¿Quién soy yo para huir tu libertad
si ya me has condenado?

Hoy reniego del mar,
del cómplice oleaje
que llueve lo ardoroso,
incluso de tus labios

Ya no sé desoír
las sílabas de  amor cuando eres nombre,
silencio de un poema.

--

Yo sé de tus extremos en lo sentimental,
también que eres tendencia
al mundo de los sueños,
romántica, sensible
y mi fascinación.

Quisiera, sin embargo,
ser tu desequilibrio,
el tiempo del azar transitando aventura
en lo real que eres,
el pulso más exacto del amor
y a veces el latido
que mi noche remansa.

Obtengo de las ostras tu verdad,
de tus conversaciones más silentes
que fueron melodía de los dos
cuando eramos piel
surcando y acariciando
simétricos parajes de quietud
en aras de lo eterno.

Ahora, bajo el mar,
espero que renazcas en un río,
caudalosa, sirena ciertamente.

--

Ignoras al licántropo y no temes
al hombre que perturba tu razón
con leyendas y mitos orquestados
por música febril de los que bailan
su sentimiento a solas.

Acaso me sabías desde siempre
en medio del desorden,
espíritu insaciable del amor
y bestia del instinto
que todo lo aniquila.

Tú proyectas el sol
más allá de mi sombra,
me haces lobo gris,
ardes en mis pupilas lo malvado.

Pero yo sólo soy espera de la luna,
el aullido de ti
en la voz implacable del silencio,

quien te sueña y no duerme
si eres mi voraz amanecida.

--

Qué difícil resulta conjuntar
tu estío con la nieve
que nos cumple estación
con ciclos permanentes de verano

y frecuencia de luz
en perdidos andenes de memoria.

¡Que lluevas de noche!
es todo lo que pido
a los dioses que arden el deseo,

también la juventud
que a tus años apresa
en cárceles de nubes,

los dos la misma sed
y el hambre del diluvio.

--

No supe predecir
la lluvia en tu secano.

Yo fui el espantapájaros que te hizo volar
en aires del temor
hacia lo posesivo de la noche,

sin árboles, ni fuentes, ni apenas el resguardo
de un cielo con estrellas
que fuese calentura de los sueños
en el inexistir.

Tú nutres mi sombría soledad
con las áureas semillas de algún sol,
el astro que robaste de nosotros
mientas yo imaginaba tu cuerpo en desnudez
y el sutil colorido
de tan bello plumaje.

Interrogo a la luz,
le pregunto si eran ilusiones
aquello que yo vi:

marionetas en alas del amor
y nubes solitarias
rindiendo con albicie tal entrega.

--

Te nombraré mujer,
tendrás por apellido bonhomía
y luces por herencia
de nuestra devoción.

A veces serás mágico apartado
en el que se prohíbe convivir
sin ser parte de un sueño

y otras la belleza que conduce
al destino de nada,

pero siempre seremos
juventud,
certidumbre en la espera,
deseo de volar
fantasías comunes y el amor
hacia lo imperdurable.

--

Hay un fino cristal que si nombras la sed
libremente a los náufragos reclama
bajo ardor y diluvio,
orilla tú de mí
y salvamento.

Quisiera ser un sorbo de tu feminidad,
chocar contra las nubes
relámpagos de sol
y luego sombras,

un brindis sin alzar
mi poso de tu vientre,

un derrame pacífico del agua
sabiéndonos deseo.

--

Extraña latitud la que me ofreces.
¿Cómo podré llegar
a tus presentimientos?

¿De qué modo fluir
mi noche por tus faldas,
recóndita la sed
en tus lejanos labios?

Acaso en lo estelar quiera el destino
nuestro cauce febril
y el ardor que despunta
las luces imposibles de algún atardecer
juntando nuestros cuerpos
en una inseparable compañía,

pero también podríamos buscar
un espacio común,
poseedores los dos de las equidistancias
que sueldan las mitades,

agua tú,
la sed yo,

mientras viento y arena
nos engullen

queriéndonos su mar y biología.

--

En esas coordenadas quisiera amanecer
la rosa de los vientos,
ser la navegación al horizonte
en busca de tu piel, también la flor de lis
que ajardine mi rumbo,

por si fueras coral
de hondo desapego
entre los arrecifes.

A veces te imagino la cresta de una ola
en los mares del sur, pacífica en el aire,
queriendo ser desmayo en archipiélagos
que nos sepan ausencia.

Acaso sea tu afán sobrevivir
con agua del desierto,
para que yo no muera, que nunca Robinson
encuentre tu mitad
bajo las fuentes secas,

...o tal vez era un sueño que tocaste
con los ojos abiertos,
sumergida en el mar,
sin nadie a quien sentir siendo caricia
en pétalos amados...

--

Antes de que Wilson fuera un mimo
con ganas de reír
ya éramos nosotros salvación
en las aguas que tiemblan
ardor en los vencidos
y el hermético azul de una promesa.

Imposible saber
que patria acogerá nuestras raíces,

nunca es fácil vivir
los amores sombríos
sabiendo nuestras bocas espejismo
y después la frescura del rumbo a contraluz
en un barco de vela.

Acaso quiera ser yo eternamente
el náufrago de ti,

oleaje sediento,

y luego el arenal,
nuestro desplome,

lo que siembra las dunas
y en el polvo nos crece cenicientos.

--

Marioneta seré,
teatro de los sueños si deseas,
también rayo de sol
y lluvia de agua dulce
y crepúsculo
y calma
y mar imprevisible
en tu interior.

Seré renacimiento
y el gen de lo innombrable,
un hálito de luz
respirando tu boca...

Pero déjame mientras que sea mi verdad,
que navegue utopías
con remos de un barquero.

--

¿Qué será del amor
y qué su eternidad
cuando yo me confiese lejanía,
lo abstracto del placer
y nada en el origen de su rezo?

¿Quién ha de cortejar
los sueños que seducen
al hombre y a la mujer
en las pieles que habitan?

Nunca supe escribir
poemas de exterminio,
tampoco lo profético del mal
ni hondas cicatrices de la guerra.

Acaso ser poeta signifique
todo lo que no sé:

Cómo hallar un espacio sin urdir
hilaturas de intriga,
o cómo no ser muerte
en la demolición
cuando todo es reproche...




mmb


domingo, 14 de diciembre de 2014

Acaso escriba un sueño






Recuerdo aún los versos de Vinyoli
y mi perplejidad
en su llanto quebrado.

Parece igual la luz de aquel paisaje
que describías lento,
armónicas las flores
haciendo musical la primavera.

Un semestre después abro el cajón
que guarda sentimientos de nosotros
envueltos en papel,

son cartas sin abrir,

instantes de memoria
y palabras, por miedo, nunca dichas,
más tacto que temor,
el afán de albergar
tu nido entre luciérnagas,

acaso mi plan B
para encontrarte
piadosa y entregada,

semillero de amor
y esa pizca dulce
que sabes añadir
si el fogón es demanda de recetas,

tú ya sin delantal
y yo con apetito de la noche.


---


Algo atrapa la luz de mi alegría,
tú sabes que la sombra sólo es
mi lado más oscuro.

No me siento capaz de sonreír,
como si fuera otoño lo acechante
de alguna maldición,
esa libre atadura del espacio
que no te sabe cerca,
tan trémula la voz de las palabras
y el aire que respiro.

Quienes antes amaron
sin ser tu corazón
ignoran la cautela con que laten
los tiempos de orfandad,
las crónicas silentes de tus ojos
después de haber soñado
esplendores de azul en la memoria.

Ya sé que las metáforas no pueden contener
paisajes habitables,
imposible escuchar el rumor de tus pasos
sembrando mojaduras,

con ganas de llorar la sed hacia un destino inexplicable.

Si yo tuviese un dios
suplicaría
un cielo junto a ti
y una lengua de sal
lamiendo tu lindeza,

pero mientras, ateo,
te seguiré amando.


--


Hoy quiero desnudar las confesiones
que me hacen en ti
fragmento irrenunciable
y permanencia.

Tú eres mi tesón,
lo artífice de ser
sentido circular,
horizonte de luz que tan cerca presiento
en dos almas iguales,
tan gemelas.

Hoy quiero agradecer
a tus maitines
la primera oración
que nos supo liturgia de los días
vividos en quietud,
como si fuera un rezo apetecido
el silente soñar
de antiguos despertares
y acaso la presencia del espíritu
que habita entre los pájaros
los deseo que vuelan
instantes de feliz amanecida,

ese tiempo orquestal
que bailan los amantes
emboscados de sol,
su sombra en cancioneros de la ausencia.

Hoy quiero ser la elipse de tu plano,
la expresión del amor
con letras muy sencillas,

o tal vez biología de algún verso
que nos haga latir,

sentirnos corazón en el poema.



mmb






El mismo invierno






Acaso yo no pueda decidir,
cadáveres de amor nos originan
fetalmente gestados por silencio,
sin nadie a quien arder entre tus ingles.

El tiempo de difuntos nos madura
en su desposeída libertad,
con aire frío a veces, y un adiós
sintiéndose desgana por costumbre.

Queda un soplo de luz entre nosotros
capaz de amanecer oscuridades
bajo tu corazón y lo que ardía.

No caben los crepúsculos en él
ni finales cegados por la noche,
sólo tú, tan sumisa, tan incierta...




mmb



sábado, 13 de diciembre de 2014

Espiritosa






Juntos nos realizamos.
Las graduaciones, tú,
fermentando mis parcos ideales
con lúpulo y espuma,
riendo abiertamente
en ese acíbar, yo,
esa dicha común de sabernos pareja
y antojo de preñez
cuando ya es hinchazón
el fluir de los besos,
el aire agitador bajo tus faldas
y tan extraño andar
cuando soy excedente.

Acaso alguien deduzca
que yo hablo
de ti,

la espiritosa,

la sed de cerveceros y el temblor
de las noches a secas.




mmb


domingo, 7 de diciembre de 2014

Desprendimiento






tenaz como la noche
permito que envejezcas ya sin mí
que seas el temblor
la extranjería
y el estado adyacente
de la emancipación
allá
donde te quiera

desando los caminos
vistiéndome de luto
con la luz alargada
que mece soledades

corona solitaria de un ciprés
por toda latitud

al fin tu libertad
mi desafuero.



mmb


sábado, 29 de noviembre de 2014

A ras de la ceguera






Somos lente convexa que rehúye
ese inútil mirar del porvenir
a las derivaciones de lo incierto.

Somos la sinrazón de una frontera
que divide la luz en tránsitos de sol
aceptando la sombra del que pasa,
apenas portador de cercanías
con algo de inquietud
si hay niebla en los cristales.

Somos la consecuencia
del acto de votar
por miedo a equivocarnos,

un instante de culpa,
acaso expiación
de algún pecado.

Somos la democracia de un poder
que ignora quienes somos,

el eco de un después que vuelve del silencio
riendo su destino a carcajadas,

si es que pueden reír las almas de los pobres
tamaña humillación de la pobreza
al ver la desnudez de los más ricos
con putas al descalzo.



mmb





viernes, 28 de noviembre de 2014

Partículas de sueño y voladuras.





Igual que fueras luna veo en ti
siempre mares en calma,
las noches al abrirse y la pasión
albergando lo sueños
con rutas celestiales
que ningún hombre ha visto.

Quizá seas la imagen
de un mundo irreal
que yo pretendo lejos

y así poder viajar constelaciones
en busca del amor,

sentir el aire libre siendo ala de un pájaro
que los jueves nos alce primigenios
a un cosmos sin edad,

o al mito de los dioses exteriores
que arden el deseo
de ser liberación

por más que sea teoría trasnochada

aunque yo por orate
te quiera con locura.



mmb




Antojo de quietud






La vejez del asfalto me acompaña
sabiendo que te vas
como huella que pisa destrucciones
a ras de los deseos.

Un reloj sin agujas
pretende ser oráculo de mí
revelando la noche
que te hace lejanía,

mas yo no tengo tiempo,

un círculo del caos
me adentra en el cadáver de la esfera,


no existe nada allí,

un hilo de quietud
desenhebra el amor
y con sombra nos teje.




mmb


sábado, 22 de noviembre de 2014

Gracias por sumar






De pronto las salidas se me esconden
detrás de raros muros que crecen en las calles

Silvana Pressacco




laberíntica eres
en esta tu condena
de verdades y luz
entre la geometría del averno

preferible exculpar
lo que gira la duda
haciéndola tangente

¿qué abrazo en ti sería
la memoria de un nombre
soñando ser palabra en el espejo?

mejor ser ecuación
que simplifique
tu incógnita belleza.

**

Pitágoras no soy,
sin embargo, podría imaginar
raíces de mis ángulos catetos
sobre tu hipotenusa

y luego suspender
el examen de mates
por ser erudición en lo imposible,

propósito de nunca dividir
infinitas hipótesis
de toda la verdad
reduciendo al absurdo
estas demostraciones
que nos hacen teorema

y algo de calor
a tus espaldas.

**

Seamos pues desorden si lo anhelas,
rebeldía también
y ángulos isósceles
en la conspiración del pensamiento,
geométrico el amor
sin vértices obtusos por condena.

Yo te abrazo en el caos
de nuestra oscuridad,
binomio de la fe que acrecienta la luz
con alma artificial,

te rezo así, desnuda y sin juzgarte
sospecha de un deseo.

**

Si he de ser tu cárcel
prefiero los corchetes.

Así viste el amor lo encerrado en los cuerpos,
con blanca libertad
para huir de la sien abreviaturas
en múltiplos de dos sin íntimos finales.

Seamos logaritmo,
función elemental,
espacio topológico, si quieres,

sistema de raíz
y luego enredadera,

como una cifra rota
sumándose de forma casual
al tiempo de nosotros,

anillo de Noether al completo.

**

En tu signo de Libra caben dos
con Venus por balanza

y la feminidad causando estragos
en los ojos de mí
cuando sumas belleza a la mujer
haciéndome vigía de la luz
en tu grácil silueta.

No sabré enumerar
las veces que deseo desmedir
tu distancia a la mía,

acaso halle la fórmula
capaz de detenerte
mientras cruzo el espacio de la mar
y en tu orilla me extiendo,

mis huellas en tu arena
con números romanos, un cien por corazón
y quinientos, si fueran en la De
los cuánticos de un beso.

**

Avanzas ciegamente los límites de mí
con millones de ojos pertrechando fronteras
de un cielo sin azul, ansioso por arder
estériles fragmentos de cosmos estrellados.

Nadie podrá decir que fuimos soledad
en las encrucijadas que orientan al amor
hacia lo libertario de un mundo sin abrir,
adornado de piel, con deseos vacíos.

Adyacentes los dos, seamos la sintaxis
de todo lo sobrante, cuando el alma predica
el vértice común de nuestra oraciones.

En esa medición, cosenos y tangentes
serán la geometría de plena exactitud,
tu yin frente a mi yang, soñando con tocarnos.

**

Vivir una existencia en los poemas
es un acto de amor,
un antes sin después
irrepetible.

Cada letra nos cifra,
puede ser notación,
el ritmo de algún sueño,
un eco musical
que retorna del tiempo en armonía,

pero a veces se oculta
entre lo adormecido en las palabras
esperando ser luz
y luego por la noche,
acariciarte.

Acaso mi aritmética no es
tu suma tan sencilla.

**

Tú dices que no hay dos si falta un tres...

Matemáticamente
buscas la solución de todas las incógnitas
que te hacen en mí
la derivada.

¿Por qué no resolver
tan difícil enigma
mientras somos pasión
con final ardoroso
que nos cumpla misterio de lo amante?

No es mágico sentir
porvenires de amor
en los sueños sin fecha,

en todo abecedario
existe una estación
que vislumbra mañanas
con luces de pretérito
en leyendas de siempre:

el cíclope que ojea y no hace esclavos
si avista tu mirada...

(por poner un ejemplo)

**

Añades sustraendos a nuestra comunión,
disculpas con perdones
el mágico fluir de los impulsos
que gotean la luz
sembrando manantiales de tristeza.

Una elipse se empeña
en ser círculo ausente,
en achatar el cono
por la generatriz.

En algún sitio habrá
un espacio que sea traslación
sin que rote la esfera,

mientras yo he de volar los asteroides
hacia otro universo
sabiéndote mi alma fugitiva,

acaso quiera ser ultraversal
pero no minuendo,
ujier de algún casino
y después diferencia.

**

¿Cómo ser elemento
en la tabla de ti
sin aceleradores de partículas
que nos hagan materia
en un núcleo común
y química a la vez de lo distinto?

¿De qué modo vestir una metáfora
sabiéndote desnuda junto a mí,
temblor de nuestro mar
y ambos siendo espuma en los cristales?

Quizá sea preciso construir
cimientos en tu amor,
las raíces ocultas que sembraron
las manos de una diosa, sin más aspiración
que saberte mujer en alas de ave fénix,

la luz más pura al alba
y en mis noches el fuego.

**

Arde la geometría de tu cuerpo
la víspera de amor
que nos supo tan círculo de luna
y hasta plenitud.

No quieras recordarme
tras esa admiración
de luces transitorias
que han pasado
cuando el tiempo se acaba.

Yo quiero de tu lengua
un idioma común,
un múltiplo de dos sin mas bagaje
que nuestro desvarío temblando amaneceres
que den ritmo a los sueños
y música ambiental a tus poemas,

acaso porque yo
nunca supe orquestar
tan mágicos acordes
en tus inspiraciones.

**

Me gusta verte así,
culpable de sentir sin armadura
los que habita el deseo

la multiplicación
sin factores comunes
de una propiedad,
desórdenes de mí en tu producto.

Un signo de la duda
pretende ser asalto en el lenguaje
que derrama tu voz
haciendo que mi oído sea saliva

y tu sur regadío
que llueve los caminos de la boca.

Acaso en nuestra escala quiera el sol
ser nota dominante,
la ceguera después
en el fondo del cráter,

refugio de la lava
cuando ardemos silencio.

**

El álgebra, la química, tu ardor,
contar es infinito...

¿Y si fuéramos juntos la unidad,
ficticiamente así
lo innumerable?

Arquímedes, Hipatia, Galileo
y otros muchos también
tuvieron por amor
la hipótesis de un sueño sin final
antes de ser Eureka.

Es más fácil contigo
el ámbito irreal de los tiempos versales,

liviana,
a pelo suelto,
te hallo solución de lo intangible
y balanza en los dos,

sin equilibrio casi
cuando somos materia.

**

James Watt ya supuso
la energía del agua
cuando somos calor.

También que por el aire
el viento es reacción y permite volar
las máquinas de luz
sin contrapesos.

¿Para qué calcular
los pasos que nos llevan
al destino del fuego?

A veces llueve y basta,
en nuestras estaciones
yo te cumplo verano,

primavera si quieres caricias bajo el sol
haciéndonos finitos.



mmb


domingo, 16 de noviembre de 2014

La lluvia en llamas






Resultas el cociente de nuestra división
si te pienso dragona,
lengua del subespacio vectorial
que me lame con fuego
y asoma el corazón a lo que vuela
las aguas de noviembre,

porque yo soy el yang
si las sombras se acuestan en abril
latiéndome más vivo,
indigno de querer que seas primavera
a lomos de mi piel,
promesa de un ardor sin esperanza.

En esta maldición,
tú eres mi condena,
una lluvia invisible
que me riega de mar,

la nube de mi sed,

el enamoramiento
sabiéndote
princesa.




mmb



sábado, 15 de noviembre de 2014

Sueño, luego (con)verso






construyo laberintos imposibles

pues no basta escribir
con renglones correctos
lo que el sueño presagia
tan solo esclavitud
de un hombre entre sus muros

ocurre que mi sombra
no es origen de luz

reblandece la noche
y luego me supera
libertando a Narciso en el espejo

vaga en la oscuridad
odio y amor de mí mismo
sin nadie en compañía.




mmb


sábado, 8 de noviembre de 2014

A ti te digo, espía.






Hay soplones del aire que vagan lo espacial
conversado palabras que fueron en la espuma
pastoreo de mí, pero también temblor
en reuniones del mar junto a rocas secretas.

No pretendo que pintes metáforas de azul,
ni ser la solución a tu parco entender
cuando días de abril son noches del otoño
soñando infinitud en alas de la espera.

Las patas de un soneto son a veces ruido
en quien no quiere oír el grito de un reproche,
una coz verosímil adentro de la piel,

si piel tienen las bestias capaces de sembrar
germinarios de duda
en semillas de otros que fueron utopía.




mmb



Venida de lo astral






Edifico mi almario sobre ti,
pongo en cada renglón
una página en blanco de mi vida,
albores de silencio

y en tu voz anunciada la música y la luz,

como un haz de pasiones
en la primera vez,
ese reflejo tuyo tan sagrado,

ese mirar de diosa
que inunda mi vacío
y te suple

ya telón de los astros.



mmb



Con aliento de pájaros






En ti las dos mujeres
a punto de cumplir
transparencia en la duda

y Géminis trepando por la luz
las hilachas del aire,
la búsqueda en la torre de marfil,
algún resto de Eva,
un árbol sin manzanas...



mmb



Apenas nos sabemos






Fue un encuentro sencillo,
como la sensación de percibir
lo que expresa la vida mirándonos a solas,
espejo cada cual a su manera.

Desde que obedecimos las reglas del amor
la noche ha sido a veces redondel
de universos posibles, donde la soledad
no es mas que una corriente de ventura
que pacta con el sol la nostalgia del sueño
mientras tú me amaneces.

Ya no vale apelar,
no existen tribunales que revoquen
la última sentencia.

¿Qué rumbo tomarán los despertares,
tu remite en mis cartas,
estos largos paréntesis de jueves a la espera?

Ahora he de escribir finalidad
sabiéndome el autor de palabras vacías,
pensamientos de mí
sin elocuencia...

definitivamente erróneo y sombra,
corazón exiliado
aunque morir por ti siempre quisiera.



mmb



domingo, 2 de noviembre de 2014

El agua en el fuego






Ya no tienes fulgor, y sin embargo ardes.

Qué difícil saciar
mi sed en tu destierro,
esa hondura tan frágil
que ya no te adivina
sembrando cicatrices
otoño
y madreselvas.

En tu vientre quebrado
hay un pozo de luz
sumergiendo la nada,

candiles que abrazaron el amor
y ceniza en las frondas,

un muro de la piel que fue crecida
con asiento en el agua.



mmb


viernes, 31 de octubre de 2014

Efecto Olvido






a punto de saberte
reniego la verdad que me interroga
a golpes de razón

desconozco
tu nombre
todo lo que te di

eres mal de algún sueño.



mmb

Soy poeta y bobo. ¿Y qué?






Son los tontos del aire quienes suponen magia
el noviazgo de todos mis noviembres
cada siete de abril,
mientras yo me hago el bobo,
te escribo algún poema de mujer
y descumplo con Lucas
la noche cada día,
con velas y bombín.

No saben que un Padam
es un baile secreto,
por no saber, no saben ni leer
CumpleAlma sin letra,

los vates son así,
estrellitas sin luz,
venga repetición,
lucernarios de nada.

Acaso alguna vez
te invite a celebrar en mis jamases
las bodas de platino
junto al mar,

¿no crees en profecías?

la edad es un milagro
mientras haya un limón
nadando tierra adentro tu sonrisa.



(porque siempre celebro mi no-cumple cada tres de noviembre en un siete de abril, sin postdifuntos...)




mmb





jueves, 23 de octubre de 2014

Antes de que nazca la noche






Apacible,
sin más desprendimiento
que las meditaciones del amor,
quiero nombrar el grito que te nombra
susurrándome aún
los ecos del recuerdo,
los bazares de Túnez
y aquel inexistir que te dormía.

Fue cuando te soñé,
enmascarada,
como si fueras luz que transporta desiertos
hasta el eje polar
y allí sombras azules reflotando la yerba
con alas de verdor
bajo la nieve.

He cerrado las puertas de cristal,

y llámame cobarde,
privación si prefieres,

pero nunca permitas que seamos mal fin
de tan hermoso idilio.

Sé un ángel y sé tú
mientras yo desentraño las palabras
que te sepan mujer
al fondo de mi espejo,

porque tú eres verdad que me redime
de noches sin memoria,
un pájaro de sol
inexplicable...




mmb



sábado, 18 de octubre de 2014

Tramuntana






Quise yo imaginar las soledades
en tu alma desnuda,
mas tarde  comprendí que sólo un dios sabría
defendernos en tan hermoso castro,

-discúlpame si tiemblo al decirlo-

asoma lentamente mi pudor
tu médula, mujer,
y entonces la fragancia
en el atrio de luz
que fue nuestra oración
y beso
y luna.

Y es que tú formas parte de mi todo.
Iluminas la edad adolescente
que sembró la niñez
con raíz de alborada,
con sombras que suceden fugitivas
los delirios del sueño.

Penetras bajo mí la infinitud
haciéndome volátil,
transgresor y poeta

y siempre anonimato
mientras Venus irradia
tus deseos.

Nunca sabré decir
adonde va el amor
cuando el viento del bosque
nos agita.



mmb



Nada es verdad






Imposible sentir,
la máscara del sueño
esconde la verdad tras el rictus inmóvil
del nihilismo.

Los ecos interiores me sonríen
y aúllan el amor
creyéndome locura.

¡Qué cinismo hay en mí
mientras rezo sin nombre
su voz de inexistencia!

Estalla el animal
y lo devoro,
asoma el corazón muy quietamente
latidos sin morir,
las fauces del licántropo
y la luz
que me abisma.




mmb



sábado, 11 de octubre de 2014

Hay un sexto sentido






No conoces el tono de mi voz,
ni el timbre tan capaz de sustraer
lo incierto que te grita la hondura del silencio.

No puedes observar en mis pupilas
el reflejo de ti
cuando somos el cauce que la lluvia formó
creyéndose la sed entre tus ingles,

no bebes en mi aroma
y nunca fuimos tacto,

tampoco sé decir cuantos sentidos
saben a lo que sabes...

No me pidas que sea realidad,
otoño de Vivaldi,
ni siempre monocorde melodía
repitiendo el amor
todas las estaciones,

hay noches en que siento un escorpión
muy adentro de mí,
un ardor en la piel
que ensombrece al verano
y luego me envenena.

Desconoces lo inverso del disfraz
que me viste de nada,
sin tus jueves a medias,
con círculos cerrando mis defensas,

y es que apenas ya tengo barandal,

vertiginosa, caes,
me arrastras al confín
y yo
no me resisto,

-no tienen marcha atrás
los desenfrenos-

seamos la inquietud
que nunca los detenga,
un sobrevuelo
casi...



mmb


miércoles, 8 de octubre de 2014

Mi etnia es la llamada de un presagio






Se intuyen los desórdenes,
presencias verosímiles del caos
emergiendo la sombras sin cautela,
para ser implosión
sobre los abrumados que necesitan aire.

Ya nada es realidad,
¿cómo puedo saber dónde nacen las cosas,
si gira el universo
en torno a los azares?

Algún destino habrá
para los desahuciados,
los que andan las calles lastrados de dolor
sin más luz que la noche
preñando de locura su tristeza.

¿Acaso Dios ha muerto?
Yo juro estar cansado de viajar
por los cruces sin guía,
ser voto de una ley
y de las urnas,

de vivir sometido.



mmb





martes, 7 de octubre de 2014

Escribo barricada






ay palabra si pudiera lograr
que estos genocidios de perfumes y alas
quedaran mutilados de manos y poder.

Rosario Vecino





Si fueran los poetas la verdad
de los mundos a oscuras,
la indudable razón de sus lúcidas noches,
de los cielos que abarcan
sin ser tan estrellados...

Si pudiese un poema encender el amor
sin quemar el sudario del tiempo en los amantes

si acaso fueras tú
su portadora,
la que abrase con ciego resplandor
a todos esos necios del poder
que roban nuestros sueños...

Si basta resultara suficiente...


---


¿No eres tú la fortuna de mis sueños,
ese frágil fluir de la esperanza
que nos parece, amor?

Huyamos del boato y del poder,
de todos los principios que abortan dignidad
con nadie en sus finales,
levantemos la noche cada día
con voz adolescente,
sin la sombra detrás 
cargándonos de innobles sentimientos,

seamos al unísono la sangre
que brota la razón,
metáfora de luz

y luego barricada.




mmb

domingo, 5 de octubre de 2014

En las alas de un ruego






Más lejos de la luz
y polares del todo,
subamos a lo astral
arcángeles sumidos en tristeza.

Quisiera desvestir
la sombra
de tu piel

que fuéramos imagen de la luna
girando plenitud,
fugitivos del sol,

mitades invisibles de un espejo.



mmb


sábado, 4 de octubre de 2014

No era convulsión






Mordías el osario de una mueca,
lontananza en mujer
sin extensiones.

Fingíamos los dos canibalismo,
las náuseas del amor,
mi muerte y tu sonrisa.




mmb


Qué importa





Qué importa si nos creen soledad de un romance,
certeza, abreviatura, negación,
paréntesis, confín
o última palabra.
El vientre del amor nunca es vacío,
reflota de la sed
los oasis que anidan el deseo,
un respiro de sol
y tú
recién la noche.

Qué importa si no están,
si no pueden oír
las notas del silencio
que grita nuestro canto,

la música en la piel que me desnuda
sintiéndome a tu lado
diapasón,

el eco vibratorio de un paisaje.



mmb


C´est fini?...






Imposible girar
la luz de mis afanes en tu esfera,
los ejes de la noche
tornándose la música de un sueño.

Quise sentir el tacto de un temblor
escribiendo en tu piel los pergaminos
que asolan el ayer
con palabras henchidas de memoria,

quise ser persuasión,
lo amante de un delirio,
el tiempo de un reloj
que nunca acaba.



mmb


sábado, 27 de septiembre de 2014

Contrapunto de un cielo inacabado






Me llama Trinidad,
como si fuera yo la comprensión
de los ritos paganos,
un dios en tres personas a la vez
 y espíritu de un dogma.

No sabe que pretendo unificar
corazones y almas
con el íntimo ardor de los soles nocturnos
que buscan en nosotros permanencia.

Ignora que la sombra nos custodia
para luego entreabrir las puertas del ocaso
esparciendo septiembre hacia la luz,
más cercano a la luna.

Nadie puede saber que depara el destino,
acaso sea vivir
la única manera
de alcanzar el espacio de la muerte

un tiempo entre los dos
sin llaves de salida...


---


Intuyo que me hablas del amor
hurgando de puntillas desnudez
en la noche que vistes.

Acaricias las sombras
con abrigos de luz en los bosques y valles
que acogen en otoño a las tormentas.

Te pienso mientras podo los bonsáis,
no sé cómo enraizar nuestras vidas en ellos,
no tienen corazón, ni caminos pendientes
donde puedan huir los pasos de la historia
el frágil caminar de los misterios.

Acaso no es posible
sembrar la infinitud
sintiéndome en tu ser naturaleza,
fingir en la escritura que soy verso
que se cumple en tu piel,

biografía los dos
que ningún fin acaba.


--


En la confusa edad de nuestro bosque
los árboles nos tupen con maleza
que oculta de los años la ardentía
cuando el tiempo llamea sus raíces.

Es cosa de poetas
encarnar de la noche amaneceres,
investir al amor
de cualquier madrugada
que avive la ilusión
con un soplo de aliento.

¿Por qué tanto el afán en su negrura?

Acaso por rendir las estaciones
a la lluvia, quizá por ser remanso
de los jueves y orilla en la mujer,
semilla de un te quiero,

cosecha de un amor no cultivado.

Mi sangre no es de nadie,
pero si tú me sangras,
seré tan sólo herida de un poema,
el sol del horizonte

y luego exilio.




mmb


A la medida justa






a Vicente Vives, poeta, soñador, inexcusable amigo.



La vida cumple vida en tus relojes
mientras sueñas palabras a punto de abastar
incendios de belleza.

¿Merecerá la noche tu extensión en las horas,
un ciclo de difuntos sin morir,
lo amatorio del sol
en páginas suicidas?

El tiempo del poeta es incontable,
transcurre poco a poco,
cabría en segunderos de memoria
cercados por cristal,

sin embargo,
no cesa,

gira lo interrogante
una vez y otra vez,
centuplica los años,
transforma los presentes en leyenda,
lo astral de Nueva York
en playas de levante
y un último deseo.

¿Acaso no lo veis?
Él parodia la luz
sintiéndose natal perenne-mente...



mmb


miércoles, 24 de septiembre de 2014

Retromirando






Se detuvo el reloj.

Puedo ver hacia atrás
aquello que no fui
a contratiempo.

El lastre de las horas me sopesa,
apenas levedad,
un péndulo de luz sobre mí mismo.



mmb



sábado, 20 de septiembre de 2014

Testigos sin nombre






Otoño nos observa
vislumbrando el amor
tras el pulso miope de la luz
y sus respiraciones.

A través de la noche llega la floración
del paisaje en la luna,
el REM suple la ausencia de tus ojos
y ahora todo es aire de un tiempo inusitado
con rumbo a la deriva,

arcángeles en busca de una ofrenda
donde testificar
 lo silvestre del sueño

mis alas y las tuyas
en brazos del vacío.



mmb



sábado, 13 de septiembre de 2014

Los ecos de un porqué






Rezabas tú maitines a la vida
ante el viejo baúl
acogiendo a la noche de un modo peculiar,
como si Dios allí fuera templo de sombras.

Imposible saber si fuimos extravío
mientras esa creencia me sostiene
tan cercano y tan fiel,

tan lejana esa luz donde salvarme
de presagios oscuros
y todas las respuestas que no tengo
al tú interrogante,

quizá porque no exista.

Nadie fui, nada soy,
apenas un reflejo sin destino,
un ente fantasmal
que te acaricia
casi.


----


porque tú eres mi rezo en la mujer
y luego la expresión de lo intangible

porque no sé vivir
sin tu ardor en mi piel
capaz de adivinar
la sed de la liturgia en tu misterio

porque soy resonancia
del eco de tu voz
y a veces el cristal
que ilumina la sombra de tu espejo

porque filtras la noche sobre mí
haciéndome energía del amor
y tacto del Nirvana

porque somos los dos espíritus sonámbulos
pretendientes de un alma
que amanezca común
orígenes del cosmos intimista

porque no sé mentir
cuando estás en mi adentro
no pongas en mi nombre
la tilde un ayer
que suponga renuncia

porque yo quiero ser un contravuelo
contigo en juventud

también buzón vacío
en tu lista de avisos.


---


Escribo predicción oracular
mientras tú das calor a la inercia del tiempo
con giros navideños y fogones.

Regresas a mi vida sabiéndome infeliz
por ser irrealidad de un calendario
que niega tu presencia bajo un árbol que anuncia
noches buenas y amor
y después esa paz tan tierna como inútil
cuando somos invierno a punto de extinguir
la quietud que evidencia
un extraño paréntesis
disculpando a los muertos
vencidos por la guerra.

No es culpa de nosotros ese lento fluir
de los días sin causa,
yo crezco amaneceres cada noche
y aproximo el futuro
al amparo de ti,

hago pactos con Dios para ser esperanza
de mi suerte en tu suerte
y un cosmos que transmute claridades
haciéndonos historia sin final

un deseo sublime
un temblor verdadero.


---


Quién sabe donde empiezan los otoños
su periplo lunar cuando el sur me agasaja
con luces y crepúsculos que yo ansío de ti
tan silenciosamente.

Que fácil es soñar tu compañía
haciendo del amor una costumbre
que se repite fiel,
como el mar rinde culto culto a las arenas
a golpe de tesón,
sin embargo, caricia en el el desagüe.

La  noche parte en dos el porvenir,
tú eres la mitad que me destina
a ser carro de fuego

y después la ventisca que no cede,
la bruma al clarear,
los surcos de la siembra,
los verdes de la vid
y las higueras.

Ya ves que mi razón sólo es locura
pretendiendo tu sitio en mi lugar
con miel entre los labios,

un invierno que siempre sea abril
y vuelo de invisibles mariposas.


---


En el clamor de nuestra cita a ciegas
no hay notas del silencio que se vierte
entre la oscuridad, ni tampoco la música
que tiembla los olvidos.

La pasión nos enseña la forma de intuir
sentimientos del otro,
imágenes que nunca llegarían a contemplar el sol
si no fueran tus sueños en la noche
velamen de mi piel
mientras escribo aire
y ardemos interiores de cristal
con querencias de luz
el destello de un verso
y a veces un poema

y también esas cartas que recibo
con remite de ti,
completamente jueves y belleza.

En ciertas ocasiones
tapio a cal las ventanas,
tan sólo por saber si eres traspaso,
lugar donde alumbrar
la espera interminable de tu voz

el grito de blancura que liberte
las sombras de mi encierro.



mmb


Deletreo mujer






Te leo gota a gota, sólo por deslizar
corrientes del instinto sobre ti
y absorber humedales
de palabras ardiendo
nuestros labios en cruz.

Confieso haber perdido la inocencia
mientras eres mudez,
la lluvia tan a secas me deprime,
trae del cielo tambores
que anuncian percusión
del grito envenenado por la luz,
la impureza de Venus
vencida por la muerte.

Tú sabes compensar las frustraciones
que enturbian el deseo,
me haces rayo al final,
espíritu veloz de la leyenda

y amor que nos sucede.



mmb







domingo, 31 de agosto de 2014

En busca del espacio






Difícil me sería pronunciarte
sin que fueras acento de un enigma
que puntúa lo breve
haciéndolo posible, no obstante y sin embargo.

¿Acaso la palabra tiene sombra?

Quisiera ser la paz que te contempla
sumergida en la luz,
el tiempo sin dolor y una caricia
pretenciosa de abriles,
también lo sideral que nos eleve
hasta lo primigenio, justo a la creación
donde los universos silencian elegías.

Ahora digo nada
mientras callo,
penetro tu sentir
con versos de blancura,

te abrazo,
como siempre,

entre nubes y estrellas.



mmb











sábado, 30 de agosto de 2014

Donde crece la vida






En el fondo de ti
hay un árbol de vida,
un bosque de emociones aún sin explorar,
tan querencia de luz
la confortable calma.

Podríamos, amor, investir tus cimientos
conmigo en desnudez
y así poder alzar un vientre de memorias
donde hereden los hijos
una patria con nombre.

Podríamos sentir
los pasos de la lava cuando ruge el volcán
sus gritos hacia dentro.

Podríamos, amor,
tan sólo ser raíz
en vínculos del fuego

y después la inmersión
lo saciable del agua.




mmb



viernes, 29 de agosto de 2014

Los caprichos del agua






Mis adioses redoblan todavía
el ansia del deseo.

Intento revelar en los finales
los secretos de ayer que tiemblan la memoria
desnudando el amor
en vacíos profundos
que yacen en mi cama.

Alguien viene hasta mí,
mas yo no hago preguntas,
son huellas de mis sueños,
azarosas pisadas que la noche borró
para llenar de aire
la impureza del sol en mi ventana

y también esa sombra que fue mía
aunque a tientas se aleje.

Ahora sé que hay gemelos, que por algún motivo
se han de separar,
como vuelven a tierra las mareas
sin ciclos de la lluvia,

como apuran el vuelo vientos y gaviotas
para huir de los charcos...




mmb



miércoles, 27 de agosto de 2014

Las formas del aire






Hacia donde orientar
esta cálida luz
que pretende metáforas de ti
sembrando agitación en mis palabras
mientras los versos vuelan
las frágiles ideas de las ensoñaciones,

¿Acaso eres la ruta del amor?

Después de caminar por tu noche mis pasos
me basta con sentir la soledad que despiertan las flores
cuando tú eres mujer y el único atributo
capaz de ser escrito en un poema.

No sabría medir
la distancia que une
ese ir y volver
que atrae los sentimientos
y luego despereza.

Albérgame en tu sombra,
yo seré corazón
y hélice y válvula
y aliento

ese ardor tan fugaz que siempre te ilumina
y es bautismo de ángeles con sexo,
vigilia de tu nombre y la merced
de las formas del aire...



mmb



lunes, 28 de julio de 2014

Marea roja






Respondes mis preguntas
con las conversaciones ya sordas por oír
los tonos de una voz incontestable,
la libertad de un grito
que simula ser cántaro de amor
en un vientre de agua.

Sólo dime quién eres,
a dónde me conduce esta atracción
que gira tan veloz e irrefrenable
la gravedad sutil de los encuentros,

lo demás no me importa,

nunca fui lontananza que ha de regresar
al vórtice de un sitio,

elijo ser la piel de un agujero,
la herida de tus labios,
sembrar el corazón con lo que late
en la marea roja.



mmb



domingo, 27 de julio de 2014

Corazonadas






Acaso sea una carga para ti,
un tiempo entreverado que cause desazón
mientras somos poema entre los árboles
y siempre voluntad de las inspiraciones
que encienden la quietud
con llamas de la noche.

Así es como mi alma
te presiente,
de lunes a domingo,
como quien siembra días bajo los almanaques
para luego enraizar simiente en las palabras
y la brisa en tu piel
acariciando el sur
que a veces nos doblega.

Sin embargo, has venido,
como la madrugada de un reloj
que me pulsa la vida,

con pájaros errantes
y tus besos posibles...




mmb





sábado, 26 de julio de 2014

Trade mark






Ya antes de que fuéramos mitad
tú eras mi noción de lo completo,
lo urdido entre los pares para ser
binomio de una imagen, apariencia sutil
de toda circunstancia
que pretenda instaurar
a lo desconocido fingiéndose la luz
sobre nuestros secretos
y la celebración de lo que ardía
cada vez que tú y yo
jugábamos a sombras de clausura.

Le pondremos tu nombre
al círculo que encierra
la matriz coronada por los sueños,
por si alguien plagiara la invención
de sabernos milagro
cuando la sien repica solaces campanarios.

Y mientras seré espera,
no convine juntar los ideales
con armas del ruido,
para luego sentir
las hondas cicatrices del silencio.




mmb



viernes, 25 de julio de 2014

Huellas de nadie






Yo,
que nunca he sido débil
combatiendo la ausencia,
descargo cada noche
archivos que te nombran
a ras de memoriales en silencio,

descubro bibliotecas que cerré
a la contemplación,
apenas alfabetos moribundos,
mi rastro en lo que fui
ritual de leyendas imposibles
que sólo son la página final
de un compendio sellado.

Había, sin embargo, infinitud
en aquellas palabras
que ambos escribimos a lomos de tu piel,

un renglón de costumbres
reclamando castigo
por ser el horizonte de una queja,

lo infausto de sentirnos doblegados
por culpa de un error
que duerme sus estigmas en mi almohada.





mmb






miércoles, 23 de julio de 2014

Horizontes cercanos






Me llamas Picaflor
con esa picardía de mujer
que sabiéndome barro
recrea mi quietud
sobre los pedestales de una estatua,
para allí seducir
extrañas mutaciones del misterio.

Sin embargo
es tan fría
la luz de tu belleza...

ese párvulo instante
después de nuestro asombro...

Nada es revelador en las caricias
que al éxtasis suceden,
tú sufres mal de altura
y yo la eternidad
de tus ojos abiertos
negando mi ceguera.




mmb



martes, 22 de julio de 2014

No importa dónde estés






Siempre fuiste falaz
y mísera
y diosa del pecado.

Seguro que mi adiós resulta inevitable,
no importa dónde estés,
ni que seas abrazo de nostalgias
que creyeron la esencia del amor
su individualidad,
la mentira cruel de no sabernos
partícipes del otro,
ni siquiera pobreza del espíritu
que amarga la razón del solitario
con verdades a medias
y esa justa en la noche silenciando pasiones
en las luces vencidas del deseo.

Si hemos de morir que sea eternamente,
despojados del tiempo del dolor
y ayeres de metal en nuestros labios
que ahora son presente de ceniza,
quemaduras de sol en ámbitos secretos.

A mí ya no me importa tu existencia,
hueles a enfermedad,
a exilio de mujer compartiendo un amante
que nunca me podrá sustituir,

el vuelo de las águilas pasó,
queda en ti su leyenda

y en el espantapájaros un hombre
sin más virilidad
que ser compensación de un desengaño,

un libro de aventuras
con la dedicatoria de un poema

(decía algo así:
Porque la poesía es para siempre!
o quizá lo soñé,
creyéndote mi alma,
tan gemela)





mmb





lunes, 21 de julio de 2014

Las horas incompletas






Cuando el domingo nos sucede, todo parece igual, pero yo soy reloj de una esfera incompleta...






A pesar de lo ansioso que resulta
saberte tan lejana mientras eres la unión
del aire y las tormentas, de truenos y relámpagos
queriendo huir la sed de la campiña,

a pesar del calor tan sofocante
que estancia los veranos sobre ti,
yo busco en nuestro espacio libertad
y aparejos de luz inextinguible,

las palabras comunes que sean arrebato
y luego la atracción de algún poema
que nos haga sentir
la lluvia cuando llegue a nuestra piel
y se convierta en llanto de un clima alentador
donde todo sonríe,

también en esas lágrimas perdidas
que pretenden ser beso casual...

el fruto inesperado del amor
que endulza los sentidos.





mmb



domingo, 20 de julio de 2014


Po-exégesis



--


quiero aprender a ser vos

(Gavrí Akhenazi)




Acerbamente soy
corrección de lo antiguo,
la inútil novedad que testifica
un modelo de ayer
con leves tachaduras del pasado,
un borrón que suscribe
el tiempo sin morir,
mi blancura tendida.




mmb



sábado, 19 de julio de 2014


Prometo no matar-te



--


Mis deseos se aprontan a escribir
la palabra amistad,
por si fuera posible convencer
al puñal de tu orgullo
para que sea sólo una caricia
de acero en mansedumbre,

un arma que te sepa corazón
doliendo cicatrices
en batallas de amor inconfesables.

Confieso no poder aventurar
lo inútil de mi intento
a un destino feliz,

igual sea preciso poner silenciador
delante de un revólver,
fingir que me suicido
con seis tiros al aire,

porque yo nunca supe versar los epitafios
con sangre de las venas,
prefiero que mi lápiz sea la paz
y yo el sepulturero
que cava tus domingos.



mmb



viernes, 18 de julio de 2014