Seguidores

martes, 11 de septiembre de 2012

LA MURALLA



---



Nada importa el lirismo cuando el verbo es hostil,
la luz tan corrompida
y mi voz tan cobarde.

Seré la construcción de la muralla,
la raíz que surgió
brotando las almenas del silencio,
esa melancolía,
ese altar entre verdes,
ese bosque de hayas sin destino,
toda mi desnudez revistiendo las rocas.

La vida no es excusa para sembrar dolor,
ni eternamente riña,
ni lágrimas sedientas de amargura;

transcurre,
sin certeza

y  en su grupa mi ego
con pasos de arrogancia y vanidad,
el sostén de los sueños,
las huellas invisibles, las quimeras,

lo que queda después de transitar
los senderos de olvido.



Manuel M. Barcia

7 comentarios:

Gavrí Akhenazi dijo...

Qué buen poema, Manolito.

Me caló hondo y con mucha fuerza esa visión del hombre guarnecido a la vez que desguarnecido. El "uno mismo" ahí, reconociéndose en todas las preguntas e ignorándose en todas las respuestas.

Lehit

Manuel Martínez Barcia dijo...

He aquí lo que connota, Sant. Tu "yo" en el "mí" mismo leyendo las preguntas sin respuesta.

Los dos en soledad, sin embargo tan unidos.

Gracias por venir.

Unha aperta.

Ramón María Vadillo dijo...

Me recordó una mañana cualquiera frente al espejo, buenos versos Manuel. Saludo

Manuel Martínez Barcia dijo...

Hay espejos que lo miran todo, Ramón.

Gracias por dar lectura a estos versos.

Un abrazo.

Perfecto dijo...

Hasta aquí, sabor fuerte, como la buena poesía debe ser. Creces y creces, amigo mío.

Abrazos.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra mucho saberte de nuevo, Perfecto.

Nos leemos.

Un abrazo.

Hanna Xesco dijo...

Es como verse a sí mismo...muy profundo. Besos