Seguidores

sábado, 22 de marzo de 2014

Con Eros, sin Salmacis



--


Ya no eres la piel de un parvulito
excitando el sentir a corta edad,
a espaldas del amor y en soledad
en el acto de ser hombre proscrito.

Ya fecundas el germen de un delito
con hembra en la pasión, feminidad
que consuma el encuentro de verdad
en el yo mas viril, no hermafrodito.

Acaso fue Salmacis posesión
de un inútil deseo,
la pureza de un alma inabarcable,

apenas en tu cuerpo sugestión
de gametos en flor, del gineceo
cuando el agua es mujer tan penetrable.



mmb