Seguidores

sábado, 6 de abril de 2013

Pronunciar lo innombrable



---


No es cuestión de gustos
distinguir
fealdades de lo bello
ni ridiculizar
el desnudo
de otros
con divinas palabras
escritas por un dios
extravagante
y neutro.

Aunque
si he de elegir
prefiero
melodías de silencio
antes que soportar
el tostón
de tu ego.

Se trata de no oír
lo enfermizo
que brota de tu lengua
culpando a los pecados capitales
de inútiles ultrajes
y de sombras.

Acaso pronunciar lo innombrable
sea en ti la soberbia
o acallar los éxitos de un Óscar
en la perplejidad
del león de la Metro
creyéndose minino
que ilumina el ardor de los espejos...




mmb



2 comentarios:

Mirella S. dijo...

Gracias por pasar por mi blog.
Te devuelvo la visita y encuentro unos poemas muy interesantes.
Volveré por aquí.
Saludos desde Buenos Aires.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Partido aquí estaré, Mirella, corazón y palabra.

Gracias por volver.

Un abrazo.