Seguidores

viernes, 24 de enero de 2014

Nívea



--


¿Por qué tus manos frías?
¿Cómo impedir la noche tan húmeda en el tacto
de lo que yo extendí, desmembrándote,
y dentro de la fragua el despertar
de una mujer, la lluvia y lo que sientes?

No es culpa de tu cuerpo esta nevada,
no supe acariciarte
mientras eras la sombra de mi piel

y luego escalofrío entre los dos,
inútil ya, sin fuerza.



mmb



2 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Muy bella poesía, enhorabuena.

Fanny Sinrima dijo...

Excelente poema.
Esa nieve me enfría el alma.¿Por qué la helada entre dos personas que se pueden amar?.
Acaso no se sabe que el amor es frágil...

Visito por primera vez tu blog y voy a quedarme para seguir tus poemas.
Saludos.