Seguidores

domingo, 9 de febrero de 2014

El norte de la rosa



--


Ayer estaba herido de locuras,
de ilusiones negándose a vivir
los tiempos que más amo.

¿De qué vale un ardor sin alegría,
silenciado en lo estéril que enfebrece
fulgores de la nada?

Gracias por este norte que oloriza
la brújula del sueño,
también la rosa virgen que liberta
lo esclavo del placer
sembrándome en la flor que lo perdura.




mmb



2 comentarios:

Elsa dijo...

El *hablante del texto expresa un ayer-memoria y el sueño liberador del mañana-futuro que perdurará...
Gracias por el texto que siembra,según mi lectura (?)

Saludos cordiales.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Siempre lees muy bien, Elsa.

Gracias por venir.