Seguidores

sábado, 10 de mayo de 2014

Promesa



--


Prometo no buscar ese inútil destino
que me vacía en ti.

Desapareceré
sin que sea orfandad
mi tiempo entre los solos.

Me voy, pero te dejo
el último poema,
sentimientos que hicieron intangible
la oración que traslada las pasiones
hacia ningún lugar

y todo lo que cabe en los secretos
que pretenden morir
en las cosas sencillas
sin apenas dolor.

Seré piedra de mar,
o acaso anacoreta.





mmb



5 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

piedra rodando en el mar o un ser sometido a la soledad y la penitencia,
dos alternativas dolorosas
buena poesía,
un abrazo

Manuel Martínez Barcia dijo...

Siempre queda la opción C, Omar:
Que la mar nade promesas a la orilla...

Gracias por tus palabras.

Un abrazo.

Silvana Pressacco dijo...

Hermodo amigo. Yo soy positiva, seguramente en esa orilla encuentren promesas buenas y bellas
cariños!

Silvana Pressacco dijo...

HermoSO jaja... no pude corregir, y pegué mal en el teclado diminuto.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Tal vez si lo borraras, no te hubiera quedado igual DermoSo! jaja

Gracias por venir, Sil-va-na.

Un beso.