Seguidores

sábado, 10 de enero de 2015

Luna con noche infiel






Embrújame con luz mientras alejo
las pócimas de amor de tu cintura,
esa ardiente y tenaz embocadura
que averna junto a mí lo disparejo.

Pactemos con el sol algún reflejo
fijando en nuestra piel su calentura,
seamos combustión, luego fisura
en las profundidades del espejo.

Acaso seas tú la pertenencia,
el exilio que estrecha posesiones
de un mundo poblador a quien te habite,

la juntura de todas las pasiones
en solo una estación, y por querencia
luna con noche infiel que nos excite.



mmb



4 comentarios:

María José Collado dijo...

Este soneto se adentra en la piel y la estremece. Infiel o no el cascabel que cuelgan los amantes de su cuello, nos deja su marca incandescente. Saludos.



Silvana Pressacco dijo...

Cómo podría hacerlo
si tus dedos resbalan en el aire
desde que las distancias son sinónimo
de apatías y el sol
confunde amaneceres con finales
para negar lujurias en la noche
y los hechizos diurnos.
Estamos condenados
a la tibieza
a ser solo partículas dispersas
de una pieza imposible.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Qué lindo eso que dices, M. José, poesía a ras de piel que cala dentro.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Tu embrujo emana siempre, Sil, nuclear el calor, sin átomos dispersos...

Gracias por tus versos.

Un beso.