Seguidores

sábado, 14 de febrero de 2015

Los soles del secano






Imposible partir
sin antes ser la luz que te acaricie
compartiendo miradas del amor
a orillas de la sombra.

Difícil ser palabra en desnudez
cuando el tiempo es caudal
de ayeres bajo lluvia,
del ardor de las fuentes y tu mar
sintiéndonos un río delirante
sublevado hacia el sur,
amante de nosotros y feliz
de ser abecedario,

suma y resta total,

el múltiplo de dos
sin desembocadura...

--

Mientras sueño contigo
la esperanza nos duerme
entre las plantaciones de un poema,
simula ser jardín de un paraíso
pendiente de explorar,
la eterna juventud de nuestros pasos
en su perenne albor,
semilla pluralista de dos vidas,

lo que nunca es crepúsculo
si a solas enmudece.

--

Eres la siembra en mí
de los ojos de lluvia
que avistan horizontes de tristeza.

Deseas el presagio de la luz,
un lento amanecer
más allá del espacio
donde la claridad es roce de la piel,
biológico el ardor
en su conquista.

Yo miro en soledad
la extensión de los sueños,
el tallo de tu voz
y ese verso azul
que me acaricia.



mmb