Seguidores

sábado, 8 de agosto de 2015

Los sueños nunca mueren








Poeta nunca fui,
tampoco portador de los ardores
que te supieran piel
en carnes de mi cama.

Mi táctica no es derrocar a la luz
bajo sombras de mármol,
soñar que tú amaneces cada día
con alma en movimiento,
mujer al sol, sin más,
trepadora la noche por nosotros
con gotas de rocío en sus finales.

No preciso estrategias en la hombría, 
mi lucha es la pasión que ordena contra ti
alzamientos salvajes
cuando rindes fronteras
y conversa la calma
el ardor de las nubes en tus ojos,

buscándome, sin nadie,
tan sola tu hermosura.



mmb



No hay comentarios: