Seguidores

jueves, 8 de noviembre de 2012

LA EDAD DE LOS CIPRESES



---


¿Por qué sangra la rosa con pétalos de luto
y esas soledades que florecen
aunque el alma no quiera?

Son heridas de ayer
que nunca cicatrizan en los sueños,
pensamientos sin tregua que abastecen
flujos de pesadilla.

No hay apenas luz en este frío,
ni aroma de azahar
mientras hacen girar las estaciones
la edad de los cipreses.

Las palabras son todas,
ninguna con derecho a perdurar
alfabetos de nadie,
bibliotecas vacías, poemas que leímos,
caricias que se adentren hasta el tiempo fluvial
de agónicos amantes.

Queda la aventura de escribir
los versos sin codicia:

Bastaría un oasis oculto en mis quimeras,
o un mar de sensaciones
que extienda su oleaje en la quietud,
mis huellas en la arena.

Y tú,
vibración de los ecos que percuten
la noche al despertar,

incesante clamor de lo soñado.



Manuel M. Barcia

1 comentario:

Safo dijo...

Muy Bello escribir.
Un saludo
Desde el otro lado del mar.