Seguidores

martes, 5 de marzo de 2013

Tú, la impresentida




---


¿Para qué tu atonía en mi silencio?

Ya no escribo poemas,
comprendí que la luz sepulta la razón
de todo lo que calla el subconsciente.

Yo soy la transmisión de lo indecible,
palabra sin destino,
abecedario inútil que desprecia
las sílabas eternas de un adiós,
la noche que agoniza secular
crepúsculos inciertos.

Soy la fidelidad de una promesa,
un pacto en el dolor,
el génesis de ti que ya no existe.


mmb





3 comentarios:

ginecomastia dijo...

Que bien cantado me ha fascinado tu blog y este post en particular me parece excelente
saludos desde argentina

Manuel Martínez Barcia dijo...

Un placer tu compañía, ginecomastia.

Gracias por venir.

Un abrazo.

ginecomastia dijo...

De nada es un placer entrar a ver si has escrito algo nuevo
Me gusta mucho darme una vuelta por tu blog
saludos