Seguidores

domingo, 26 de mayo de 2013

Bajo cielo de mármol



---


Hunde su densidad en mi sepulto,
ceremonioso el fin de lo que fue
un pálpito inexacto,
el temor a la vida
y la palabra Krissis , tan vértigo de mí,
tan corona de luz reinando inexistencia.

Y con ese aguijón de la vejez
tejiéndome crepúsculos a solas,
como si fuera yo
propósito excluyente de lo eterno,
o alacrán sin origen,

feroz el exterminio del tiempo en mis pisadas.



mmb



2 comentarios:

Tio Antonio dijo...

El tiempo es el mejor tesoro que existe. Nosotros lo desperdiciamos buscando oro, en un inútil intento de mejorar nuestra vida.

Saludos.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por dejar tu pensamiento aquí, Antonio.

Abrazo y larga vida.