Seguidores

lunes, 5 de agosto de 2013

Ya me callo, ya.



-









Existías mi voz,
todo lo que versando me comprende




(y para qué tanto bombo y platillo cuando voy a ser silencio?)




Sabático sabré si el tiempo y la palabra
declamatoriamente me pronuncian hostil,
o soy mudo de veras



mientras tanto, ya basta! ¿Quién dijo aquello de?...




Como si ya no fuese,
o fueras en el tiempo que me aísla
una sombra de mí, la quietud...

Otoño en el abrazo inexistente,
el papel moribundo
donde escribo y te pienso





(igual fuese yo mismo...)




mmb



6 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Que hermoso. Eres un genio. Abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...


Del fuego la ceniza, ardido en dos mitades. Eso es lo que soy, mañica.

Abrazo

Morgana de Palacios dijo...

Bueno, el embrujo de fuego es lo tuyo, así que sí, seguro que has sido tú, el hacedor de palabras.

Original en fondo y forma, Manuel.

Namasté.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Nulla dies sine linea, Mor, aunque enmudezca el fuego...

Beso

Leticia dijo...

Una paradoja, la del poeta que escribe, en silencio pero "es y está" para sus lectores. Beso Manuel.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias a ti por ser y estar siempre, Leticia.

Un beso.