Seguidores

jueves, 1 de abril de 2010

DIVINA PALABRA



A veces me pregunto
si tienen corazón y propias leyes
las letras que componen
el ordenado y lógico alfabeto,
o forman una hilera inseparable
camino de la nada

Porque algunas palabras
no son lo que parecen

Habitan en los versos de un poema
sólo para encontrarse,
creando entre sus sílabas unidas
metáforas de luz y de silencio
allí donde las sombras
compiten por ser sueño de otros sueños

Acaso tengan alma,
y sean la visión desorientada
de un dios que deletrea el universo
valiéndose de un ángel sin memoria.


Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Genial poema, Manuel.

Leerte siempre es disfrutar de buena poesía.

Un beso de meiga
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por dejar tu palabra en estos versos, meiga.

Un beso
Manuel