Seguidores

lunes, 12 de marzo de 2012

CON LÁPIZ Y PAPEL

---


Apenas quedan sueños que afloren de ti,
pero la realidad grita tu nombre,
historia interminable
con páginas de amor al descubierto.

Yo penetro en la noche con lápiz y papel,
en el espacio ausente
habitas tú,
las metáforas blancas y tu olor.

¿Cómo resucitar los temblores de ayer?

¿Y cómo escribir versos
allí dónde tu piel
tan sólo es tatuaje amortajado?

¿A quién pedir tu boca?
si apagamos la luz
si el cielo no será nunca destierro
resplandeciente
sin promesas

Desiertos imagino
burlándose del rito de la sed,
espejismo del labio en el poema.



Manuel M. Barcia

8 comentarios:

Marinel dijo...

Ese oasis es un espejismo necesario para matar el silencio de los desiertos que nos rodean.
La tristeza ha hecho mella en tus hermosos poemas sin restarles un ápice de su belleza.
Besos.

Mavi en blanco dijo...

Tiempo,
nunca su espacio.

Vendran vientos
nuevos
con brisas
que sean bálsamo
para tu corazón
hoy herido.
Besos. Manuel

Manuel Martínez Barcia dijo...

Traes la luz a este desierto, Marinel.

Gracias por tus cálidas palabras.

Un beso

Manuel Martínez Barcia dijo...

Seguro, Mavi. El viento volará este amasijo de hojas secas.

Un abrazo.

Rosa dijo...

La tristeza puede generar belleza y eso he sentido en tu poema.

Me ha gusto mucho venir.

Un saludo

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es un placer tu visita, Rosa.

Gracias por venir.

Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Muy hermoso, Manuel.

Un beso
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Eres muy generosa, meiga. Gracias por tus palabras.


Un beso