Seguidores

martes, 24 de julio de 2012

LO QUE NUNCA SE APRENDE



---


Las virtudes no saben todavía
elegir el destino
del grito que persuade al corazón
cuando clama el silencio libertad.

Mis defectos son tantos
que no sabría como erradicar
de la voz mi conciencia

y de los indignados
mis palabras,

el alma insobornable.



Manuel M. Barcia

4 comentarios:

Gilberto Cervantes dijo...

Tambien tengo defectos!

Un abrazo Manual

Sara O. Durán dijo...

Ojalá hubiera muchas almas insobornables. Muy buenos versos Manuel, gracias.
Abrazo.
p.d. No piensas quitar la verificación de palabra, es molesdta para quiens te comentamos y para ti algo innecesario. Entras a configuración y comentarios solo indicas no a v. de palabra.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Será que eres humano, Gilberto...

Gracias por tus palabras, compañero.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por tu solidaridad con estos versos, Sara.

(Ya he limpiado las telarañas...)

Un abrazo.