Seguidores

jueves, 10 de octubre de 2013

Intimiti y belfo


--


Te pronuncias mujer y de pronto te alejas...


Golpe a golpe tu adiós se justifica
en los ecos de asombro
que gritan soledad
junto al olvido.

En un cofre de luz inmemorial
guardas tu corazón. Y relámpago vuelves
las noches de misterio,
para inundar de calma
el tormentoso abril, antaño juventud
pero nunca sequía.

Acaso en esa gloria que tú asciendes
la cima del desorden sea un dios
sin memoria ni nombre,

o el origen de un beso
que antes fue inocencia,

invisible carmín de lo callado.




mmb







6 comentarios:

Marinel dijo...

En la nada del silencio, confluyen encuentros y despedidas. Ahí donde no hay voz, todo se magnifica y la mente le da alas para que pueda volar.
Besos.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Silencios volanderos, Marinel, como si fueran sueños...


Un beso.

M Jose Doyega dijo...

A veces mejor no pronunciar palabra,telepatia de los amantes que un dia fueron o mejor dicho parecieron....

Manuel Martínez Barcia dijo...

María José,


no comment! (para que sea luz la voz de tu palabra)


Ana Muela Sopeña dijo...

Qué bello, Manuel.

Te dejo un beso
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...


Me alegra que te guste, meiga. Gracias por venir.

Un beso.