Seguidores

domingo, 27 de octubre de 2013

Lo ardiente del esplín en oscurana



--


No debes preocuparte por mi esplín,
sé mi piel en lo oscuro, sé la diosa,
mi fragua del amor sin que desangre
el afán por lo noble en su templanza.

Seamos quemazón de una mirada,
alquímica la luz,
los colores antiguos que fluyen de lo amado.

Dejemos que la niebla nos enfríe,
que florezcan los nuevos tulipanes
con gotas de rocío,
que renueve tu voz
con palabras ardidas en la boca,
la risa por tu aliento,
rojos atardeceres de mujer
que desnuden las sombras,

en ti noche y prodigio
de oscurana.




mmb



10 comentarios:

María José Collado dijo...

Alumbran estos versos el oscuro deseo,sensualidad que calma, a veces, el rocío. Me ha encantado.
Un abrazo.

Lourdes dijo...

¡Muy bueno! Felicitaciones.

Mavi en blanco dijo...

Una bonita manera de presentar un ¿oscuro desinteres?.
Magnifico Manuel.
Un beso
Mavi

Morgana de Palacios dijo...

Extrañamente tú me hablas diurno
como un habitante de la noche
que respira el deseo
de un prodigio lunático.
Un diálogo tenso mantienen nuestros ojos
mientras empieza a helar
sobre las hojas muertas.

En la perrera negra del otoño
se ha encerrado Oscurana.
Anda, cierra la puerta,
que entra el frío.

Namasté.

Manuel Martínez Barcia dijo...

María José,

Gracias muchas. Me alegra que te guste.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Lourdes,

Agradezco tu ánimo.Gracias por venir.

Manuel Martínez Barcia dijo...



Mavi,

desinterés? No creo, más bien pasión sin plazo fijo...

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Mor,

¿te dije aluna vez que os adoro, a ti y a tu palabra?

... pues ahora ya lo sabes oscurAna.


Beso.

Hortensia Alcala dijo...

Bonitos y sensuales tus verso. Fue un gusto. Hortensia

Manuel Martínez Barcia dijo...

Hortensia,

Gracias por tu cálidas palabras, espero sigas siendo aquí visita.



Un abrazo.