Seguidores

lunes, 7 de octubre de 2013

La pulsión de la nada



--


Con ruinas de la noche
forjé constelaciones invisibles
para intuir a solas mi universo

y después entonar
un canto gregoriano sin final,
como si fuera Dios
sinónimo de ausencia,

mientras, de lo incierto
y al borde de la luz
amanecía
la pulsión de la nada.




mmb



2 comentarios:

María José Collado dijo...

Un gran vacío lo llena todo.

Un saludo

Manuel Martínez Barcia dijo...

Grandísimo aforismo, M.José, tan lleno de verdad en apariencia tan cerrada...


Un abrazo.