Seguidores

sábado, 15 de noviembre de 2014

Sueño, luego (con)verso






construyo laberintos imposibles

pues no basta escribir
con renglones correctos
lo que el sueño presagia
tan solo esclavitud
de un hombre entre sus muros

ocurre que mi sombra
no es origen de luz

reblandece la noche
y luego me supera
libertando a Narciso en el espejo

vaga en la oscuridad
odio y amor de mí mismo
sin nadie en compañía.




mmb


2 comentarios:

Silvana Pressacco dijo...

Recuerda nuestro pacto de binomios; amigo. No estamos solos andando en las sombras.

Un besote

Manuel Martínez Barcia dijo...

Presente está ese pacto, Sil, pero esto de soñar es un fino cristal de realidades con función derivable en tiempos polinómicos... jaja

Un beso.