Seguidores

lunes, 30 de marzo de 2015

Instantáneas no ateas








Pasa el Amor y duele.
Silencio y azahar
penetran la marea del gentío,
su pasión y la fe,
la quejumbre del alma
bajo el crucificado.

Tupido de claveles, Él los mira,
rojo sangre y sin voz,
miles de nazarenos le acompañan
como si fueran luz,

o acaso madrugá
con alas de retorno en su viaje.



Al Cristo del Amor, al pueblo de Sevilla, a su recogimiento.


mmb