Seguidores

martes, 31 de marzo de 2015

Lo fértil de la orilla







como el Mistral
aventas sobre mí
Mediterráneo
y el ardor luminoso
que agita lentamente por la noche
el tiempo de la espera

son mágicos los huertos que florecen
en esta radiación
que tú concibes rezo

también amanecer de los azules
y el aire que me busca

tal vez pueda yo ahora
para siempre acallar
los gritos que grité
pronunciando tu nombre 
en donde la locura es remolino
de los ecos sin voz

llorar sobre la hierba
imágenes de ti
siendo niña y mujer

litorales y montes
sabiéndote mi orilla.




mmb



4 comentarios:

Silvana Pressacco dijo...

Ahora está mejor, jajaaj... me hiciste caso? o fue error?

Manuel Martínez Barcia dijo...

Half and half, análisis y ensayo, medio acaso y medio error. jajaja

Dario Zanni dijo...

Encantadora poesía, en la orilla de la nostalgia.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra que te guste, Dario.
Gracias por la visita.

Abrazo.