Seguidores

miércoles, 15 de septiembre de 2010

EL FRUTO DEL AMOR



Es quince de Septiembre del año dos mil diez.

Podría ser un día de los que se deshojan
en cualquier almanaque
sin que el tiempo dictase consignas de memoria.

Pero algo muy frágil, venido de mi vida,
resplandece en la luz del aire que respiro.

Tan sólo puedo ser su bienvenida
con las manos vacías y el corazón quebrado,
semejante al latido de un niño sin juguetes
que canta con un trino de ilusión
imitando el sonido de un pájaro en el cielo.

Precipicios de Otoño
irrumpen con violencia desatada
las fechas del inútil calendario
que señala la ausencia
con brasas ya carentes de calor.

Es quince de Septiembre del año dos mil diez...

Podría ser un día vivido sin querer,
pero un vientre ha crecido de mi herencia

.......................................el fruto del amor.


a Nina



Manuel M. Barcia

5 comentarios:

Concha Vidal dijo...

¡ Qué maravilloso regalo de bienvenida a Nina, hija de hija !!

Concha dixit.

Manuel dijo...

Gracias por estar, mar de mar.

Un beso

Juan Fionello dijo...

Precioso poema, Manuel, enhorabuena. Te sigo leyendo.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Un placer tu agradable visita, Juan.

Muchas gracias por venir, amigo.

Un abrazo
Manuel

Ana Muela Sopeña dijo...

Preciosa bienvenida, Manuel.

Hermosos versos nacidos del corazón.

Un beso
Ana