Seguidores

sábado, 18 de septiembre de 2010

PROSCRITAS DEL SILENCIO




Como hechizo que extrae de la ilusión
la materia invisible de la magia,
ejecuta el poeta, con sueños y verdades,
la difícil tarea de inventar
un reino uniformado de palabras
donde habitan inútiles proverbios
con afán de ser música y adagio
presentes en la corte celestial.

Y pinta en la blancura del papel
los azules etéreos
con otras pinceladas que recrean
idílicos paisajes de hermosura
que imitan paraísos al trasluz.

Sin embargo, no siempre se idealiza el milagro
de crear universos en la nada.

Y cuando ya el poema
es sílaba proscrita del silencio
escrito con fragmentos de penumbra...

¿Es verso declinar lo interminable?...



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Intensa reflexión metapoética.

Un beso enorme
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

¿Es metapoético un abrazo de impostura?... no sé...

Un abrazo de verdad
Manuel