Seguidores

domingo, 21 de agosto de 2011

DES - PERTENENCIA

---


Mirada en celo,
luz del exterior
buscando la memoria que nos vive,
un duende burlador desde el olvido
atraviesa la mente
y el corazón despierta los créditos del sueño.

¿Cómo cicatrizar
esta arteria de llanto?

Tan sólo hay un coágulo en mis sienes
latiendo casi a ciegas
la inútil laxitud del desencanto
perdido
irremediable,
y la sangre se obstina, flujo de aquel vértigo
que gestó nuestra estirpe con ingrávidos vuelos.

Ya no soy atributo de tan fatuo linaje
¿de qué fulgor depende la estéril levedad
que te vierte del fuego?
¿qué tránsito seremos en su frío latente?

Laberintos de sol te restituyen,
la noche se degrada, sus párpados se cierran,
y eres un fragmento de ilusión,
recuerdo apenas,

un temblor aquietado en mi existencia.



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso, Manuel.

Un beso de meiga
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Siempre es un placer tu presencia, meiga. Gracias por venir.

Un beso