Seguidores

lunes, 15 de agosto de 2011

SIN ASPAVIENTOS

---


Aunque el azar nos haya dividido
y en nuestro girasol se convirtiera,
los dos somos raíz del universo
que brota en coordenadas diferentes
los destinos gemelos.

Y, aunque la luz aplaste la distancia
y el sur sobre nosotros palidezca,
libélula seré cantando tu hermosura
a pesar de mi noche inexistente.

Y nadie cegará nuestro secreto,
los márgenes etéreos
abrazados al viento entre la hiniesta,
con aromas de ti, de tu silencio.

Y acaso soñaré sin conocerte,
eterna en un adiós,
besándote feliz,
sin aspavientos.


Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Maravilloso, Manuel.

Un poema etéreo que guarda en sus palabras mucha belleza.

Te dejo un beso de meiga soñadora
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Hay sueños y deseo en su raíz. Será eso, supongo...

Gracias por estar tan presente en el tercer aniversario de este EMBRUJO DE FUEGO que contigo celebro, meiga.

Un beso