Seguidores

lunes, 29 de agosto de 2011

LOS ECOS DEL MUSETTE

---


Resuena todavía aquel musette.
Danza libre tu amor, notas al viento
de una suite pastoril y mariposas.
El límite del tiempo no existe,
la luz relampaguea en la mujer
despertando acordes de emoción
ocultos tras el rostro de la noche.
Y yo bailaba solo, sobre el mar
también embravecido en la locura
de podernos temblar, inmensamente,
fuelle de acordeón y el infinito.



Manuel M. Barcia

4 comentarios:

Concha Vidal dijo...

Delicioso, este poema es delicioso, es lo primero que me ha venido a la boca al leerlo.

Concha dixit.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra ser en ti tanta emoción, Concha.

Gracias por tu eco de mar en esta sinfonía de música y palabras.

Un beso

Leticia dijo...

Tu poema como danzar con el amor...
Un saludo cariñoso desde mi Blog.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es una imagen preciosa, Leticia. Gracias por recrearla entre los ecos del Musette.

Un beso