Seguidores

lunes, 23 de abril de 2012

SABERTE DIOSA

---


Nunca deja de arder
la interminable fuerza de tu llama.

El fuego de los dos no es otra cosa
que la inútil pulsión de ser iridiscente,
como luz boreal
atrapada en lo insomne de los cielos.

Inmersa en su fulgor
escuchas otras voces,
los ecos del delirio
y a mí en Prometeo.

Es fácil confundir a las certezas,
saberte diosa
transformada en mujer enfebrecida

que amanece y me quema.




Manuel M. Barcia

4 comentarios:

José Manuel dijo...

Los amores pasionales pueden llegar a quemarse en su propia llama. Pero aún así, no hay nada como el fuego de una diosa en tu corazón.

Un abrazo.

Gilberto Cervantes dijo...

La vemos diosa, la vemos fuego, la vemos hermosa...

Sensual y hermoso poema Manuel!

Saludos

Ana Muela Sopeña dijo...

Bellísimo, Manuel.

Te dejo un beso
Ana

anabel monasterio gar dijo...

es un honor para mi tenerte entre mis blogs preferidos, por eso eres el blog de la semana, en mi espacio Notas de Campo Íntimas...
un saludo