Seguidores

jueves, 2 de agosto de 2012

JURASICA-MENTE



---


Vocación de sentir,
con la inocencia intacta,
así en mi corazón lo verdadero.

También puedo ser cínico y cruel,
de los sueños telón,
y de los que desaman
la maldad en constante desafío.

Son poco respetables mis querencias
si traspaso la línea divisoria
de lo que me remansa sin pudor,
-demoníacamente tesitura-
a fuerza de mortales dentelladas
en lo que no idolatro,
o el tiempo que se fue
tras el eco de córvidos graznidos.

A solas me avergüenzo de mis males.
Con un lápiz, papel y gritos de conciencia
intento redimirme,

y escribo a zarpazos, sin pensar
si soy mano en la bestia
o cabe todavía la emoción
en la paz que recojo.

...Tal vez exista en mí alguna esfera
donde sea posible anidar
sin señales de antiguos dinosaurios.



Manuel M. Barcia

6 comentarios:

Marinel dijo...

No seas tan duro contigo mismo.
Hasta los neardentales tendrían corazón,sufrirían,reirían y estoy casi segura de que soñaban con emociones por descubrir.
Besos.

Gilberto Cervantes dijo...

La conciencia a veces nos exprime demasiado Manuel, y hay que saber decirle que a veces tambien se equivoca.

Un abrazo

Gavrí Akhenazi dijo...

Manolito, saludos desde mi bestia a este poema que como todos los tuyos, es sensiblemente humano.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Hoy toca abrir la mente, Marinel, aunque muerdan las contemplaciones.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Y si se equivoca, por qué le llamamos con-ciencia?

Será que todo en la vida es un cálculo inexacto...

Gracias por tus palabras; Gilberto.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es un regalo tu presencia, Gavrí, y un inmenso honor que te agradezco, Cordobés.

Gracias por acariciar mi parte animalista.

Un abrazo.