Seguidores

jueves, 26 de junio de 2014

Pájaros



--


Fui metáfora y voz
de silencios que mueren sin destino.

Fui la dedicatoria
despoblada de nombre
y tu interrogación
en lo fértil del tacto

y luego sin dudar
balance del ayer que memoriza
todo aquello que fui
en hojas de una flor que yace seca
germinando secretos
en el vientre de un libro.

Hoy permito que vuelen,
porque alguien violó
la enferma palidez que las cobija,

a pesar de los pájaros
que a veces me sonríen
bajo el desarbolado de palabras,
sin más razón que un trino.





mmb



4 comentarios:

Elsa dijo...

Todos alguna vez fuimos metáfora y voz de alguna dedicatoria sin destino
pero...no todos apresamos una rosa entre las páginas .
A veces con un sólo trino migramos.
Beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Afanes de ser canto y a la vez coleccionista, supongo, Elsa, aunque reine el silencio en mis tenencias...

Abrazo grande.

Silvana Pressacco dijo...

ay poeta... que hermoso juntas las palabras. Si guardo algo entre las hojas de un libro es porque para mí es muy importante. Aún tengo en una novela de adolescente una flor de mis 15, jajajaj no quiero nunca abrirlo porque sé que caerán irremediablemente desarmados los años que he cumplido en el largo camino, la rosa desarmada será cruel reflejando el tiempo pasado. Pero te lo comento porque cuando lo leí, me trajo esa flor en mi libro.
Cariños!!!

Manuel Martínez Barcia dijo...

"irremediablemente desarmados los años que he cumplido en el largo camino..."

Igual es que tu rosa jamás tuviera espinas, Silvana, sólo pétalos que cumplen juventud en páginas de un libro...

Beso