Seguidores

martes, 1 de diciembre de 2009

CUANDO EL SUEÑO SE APAGA


Afluentes de mí siguen viajando
escucho la locura
el placer
los márgenes que amo,

y  otra vez el viento
reiventando el olor a madreselva
la flor que siempre brota
sin vestigios de sed,
semejante a la luz

como un acto febril que anuncia el fuego
cuando el sueño se apaga.



Manuel M. Barcia

4 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Fabuloso, Manuel.

Un beso
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es triste la memoria cuando el sueño se apaga, Ana.


Gracias por tus amables comentarios en este blog.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Y otra vez los bramidos del viento
reinventando el olor a madreselva
en tu vientre de pétalos mojados,

El corazón del poema, como no posía ser de otro modo, es una verdadera preciosidad.

Besos
Marian

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por esta caricia que hoy viene bien, Marian.

Un beso
Manuel