Seguidores

martes, 29 de diciembre de 2009

EL ÁMBAR BLANCO



Rescato en la dulzura de tus besos
las noches de pasión y de lujuria
escritas en los versos de un soneto
con sílabas de luz en las candelas

Impregnadas del celo que delira,
se acuestan las estrofas en las flores
con un leve perfume de magnolia
que brota del aroma primigenio

Jardines del Edén sin ventanales
ofrecen la blancura de su fruto
nacido de una diosa inmaculada

Y crecen las palabras en el ámbar
sembrando las raíces del poema
que vino del origen de los sueños.



Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Un bello soneto blanco

Un abrazo fuerte
Ana

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra que te guste, meiga.

Gracias por estar y por leer.

Un beso
Manuel