Seguidores

miércoles, 26 de diciembre de 2012


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy segura que no solo caminas.
Mas allá de la soledad sentida, no dudo de que tu dejas huellas bien marcadas.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

En este caso, no, mi alma levitaba en las arenas.

Un beso.