Seguidores

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Escucho la tristeza



---


Con las sienes quebradas
y entregado al fin,
sin el último aliento que me lleve
a lo desolador
del tiempo que contempla los fracasos.

¿Entonces tanto esfuerzo para qué?

No sé escribir poemas,
ni plasmar sentimientos que hablen del Amor
con la solemnidad que lo merece,
y sin que tenga versos en donde sueñe yo con las cigüeñas
alzando de sus nidos el otoño
para volar paisajes más al sur,
la música, el deshielo.

Igual que un dios enfermo
lato mi corazón bajo la nieve,
y en su temblor vacío apenas soy,

escucho la tristeza.




Manuel M. Barcia



2 comentarios:

Respirando entre palabras. dijo...

Sabes escribir como pocos aqui lo hacen; pero tu coraza impide traspasar muchas veces las letras...


Embrujas pero por suerte no quemas ;)

Besote poeta.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Si tu supieras...

No son en el hechizo las corazas lo que arde, si no el interior...

Respirando palabras.


Beso, poeta.