Seguidores

sábado, 5 de abril de 2014

Fluidos



--


Con sonrisa de tul
hablabas de sucesos ocurridos
al principio de nada.

Eras la evocación de lo que nace
volátil en niñez,
para siempre cautiva del azar
que inicia lo que somos
jugando a ser querencia
del reclamo que arde la mecha de las sombras.

Había en tu mirada un destello
del antiguo fulgor
que hace al big-bang interminable,

una vasta región
inmersa en el latido de la noche,
donde apenas soy luz,

y tú astro sin rumbo,

abierta nuestra sed a las raíces
de la savia del cosmos,
la lluvia, los fluidos.



mmb



3 comentarios:

Paty Carvajal dijo...

Versos recorriendo pasajes similares pero con oscuridades y luces creadas o ganadas por cada quien... Somos tan sólidos como etéreos... nuestro cimiento es la parte mínima de nuestra arquitectura, lo demás evoluciona, es inquieto, no se conforma, tienes alas...
Me gusta leer así, recocociéndonos.

un saludo cariñoso...

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por volar a ras de verso, Paty, por fluir con tu palabra.

Un abrazo.

Concha dijo...

Sencillamente declicioso.

Concha dixit