Seguidores

sábado, 9 de mayo de 2015

A ras de Fénix








¿Qué sería de mí
sin saberte la unción
del mundo con la luz,
lo ardiente del silencio en primavera?

¿Qué nombre ha de tener
lo que habita el calor de tu misterio?

Acaso es preferible que renazca
el fuego en las cenizas,
anónimos los dos,

un mito que nos haga concepción
de las noches tangibles
y pájaros y sombra
y veletas.



mmb






2 comentarios:

Elsa dijo...

El misterio posibilita tal vez que la luz refracte sobre un diamante y disperse cenizas de aquel volcán y todo sea tangible.
#Bs

Manuel Martínez Barcia dijo...

También posibilita una mirada al borde la bruma..., la percepción azul de lo fértil, como si fuera territorio indeleble del alma, tu palabra, su hallazgo.

Gracias por estar y escribir, Elsa.

Un beso.