Seguidores

miércoles, 20 de mayo de 2015

La sombra del boabab






Si han de ser un trámite
todas esas mentiras que añoran realidad,
mejor tu narración
en páginas de un cuento,

la búsqueda tenaz de un principito,

un mundo de ilusiones donde puedan crecer
tus rosas sin espinas,

un cielo bajo urna de cristal
y acaso un guardagujas que sepa encaminar
los trenes al lugar de su destino

y el tránsito cerrado de las horas
a la esfera infeliz
de los relojes rotos.

Seré yo, mientras tanto,
un castillo de arena,
guardián de los confines de la luz,

semillero de ti,
paisaje donde el polvo se hace fuerte,

planetario de amor
que hoy ya no te sueña.
La noche se hizo cosmos en nosotros
con libertad a oscuras.



mmb