Seguidores

sábado, 16 de mayo de 2015

Siempre en sol






caprichos musicales en la voz
ciegamente concierto
devoción de lo amado

los dos misma raíz
del viento que acaricia
todo lo instrumental

un beso a flor de luna

altísimo el piano
y siempre en sol

los pájaros al borde de la noche

como si fuera el sur
instinto acorralado en su veleta.



mmb



2 comentarios:

María José Collado dijo...

La música fundida con la sensualidad. Sublime. Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Igual fuese el ardor de chimenea quien causara el incendio en un escenario sin leyenda ni cartel. Una carbonería que acaso tú conozcas, un espacio en la noche donde brasas y luz pretenden ser quejío mientras Santa María la Blanca tan solo abraza un sueño...

Gracias por tus cálidas palabras, María José.