Seguidores

jueves, 9 de julio de 2015

Lo no-evanescente







Portavoces del tiempo que nunca supo amar
los cánticos sutiles, la noble procedencia
donde lírica y sol surcan lo impenetrable.
Igual que si mi pulso latiera un memorándum,

permanezco a la escucha del silente aleteo
que tú quieres volar en pájaros veloces,
como si fuera el sur penúltimo confín,
lo que ya sin aliento renace infinitud.

Intuyo en tus palabras rasgos de lo que soy,
a ese hombre perdido que busca eternamente
la sombra titular de su escenografía,

o quizá la mujer que ansíe los crepúsculos
mientras sueños y noche se visten con las formas
del aire en una flor, a ras de nupcias casi...

--

A veces me pregunto si tú eres esa voz
que tan próxima grita los ecos de la calma
mientras puedo sentir derrames interiores,
el tacto de tu piel con lluvia en los adentros.

A veces soy espejo mirando de perfil
los párpados de sombra que saben contraluz
la existencia de ti  junto al mundo inicial
que pronunció la noche conmigo en lejanía.

A veces, solo a veces, te sueño interrogante,
a punto ya de ser la entraña de un violín
con música ferviente de alguna negación,

acaso los recuerdos ya pasados de moda,
tercamente asomados a días del ayer,
sin patio, sin ventanas, sin tu lengua en mis labios.




mmb



2 comentarios:

Elsa dijo...


Poderoso alter ego...

Manuel Martínez Barcia dijo...

Se hace lo que se puede...

Beso.