Seguidores

viernes, 13 de enero de 2012

LA LUZ DE ADENTRO

---


Recuerdo tu mirada,
esa forma sutil de traspasarme
disuelta en el deseo.

Quizá mi laberinto de memoria
justifica el placer
vagando soledad en lo que muere.

Acaso seas grito, voz en vela,
una triste balada sin arrullo
allí donde Édith Piaf tejía cuerdas rotas
llenando de mudez
auditorios sin música ni encanto.

Ya sé que lo perdido es insondable,
tu luz en mis pupilas,
el sol de primavera en cada cita,
lo ardiente del amor ante mis ojos.

Pero retropensarte,
no es tan sólo un rito,
también es lucidez entre las sombras,
lo que el sueño celebra.

En él eres el tiempo que aún existe,
la piel estremecida
y verso de un retórico poema,

ayer en el sentir,
mi labio atrapado en tu aliento.




Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Respirando entre palabras. dijo...

Como se escriben los suspiros?
Esto es el amor convertido en poema.
Precioso es decir poco.No decirlo, es silenciar lo que provocas cuando te leo.
Saludos

Manuel Martínez Barcia dijo...

Supongo que se escriben con paréntesis y en silencio...

( ). Gracias.



Un abrazo