Seguidores

jueves, 12 de enero de 2012

CLANDESTINA

---


En esta libertad que nunca muere,
fluyendo sobre mí,

-tan clandestina-,

acaso soy aliento,
el aire apetecido que reclamas
abriendo el corazón,

mientras vientos del norte amanecen
la edad de las palabras somnolientas

y tú,
apenas página en el sueño,
verso antiguo y la piel donde acunar
milenarios poemas,

incapaces de alzar un firmamento
para sobrevivir,

igual que un astronauta sus visiones.




Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Concha Vidal dijo...

Manuel, sí, ahora es grandioso y tuyo por completo.

Concha dixit.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por decírmelo, mar.

Un abrazo.