Seguidores

lunes, 2 de enero de 2012

DOCE UVAS

...


Campanas, doce uvas y un deseo,
la música en el fruto de la vid
que pacta con el labio
tu luz envejecida.

De aquel lento presente
resonaban los ecos del reloj
contigo en lo inaudible de la esfera.

Acaso fuera el pulso de la noche
y dos amores juntos
latiendo su existir
más allá de los tiempos que renacen
en las nuevas ofrendas,

como ese tiempo en flor de algunos calendarios,
deshojando hacia el sur
los girasoles.




Manuel M. Barcia

2 comentarios:

Mavi en blanco dijo...

Leo este poema y
escucho campanas,
saboreo las uvas,
miro a hurtadillas un reloj,
me emocióna ese latir...
Y por fin diviso
al sur esos girasoles.
El año empieza bien.
Un abrazo. Mavi

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por ser voz del año nuevo, Mavi.

Un abrazo