Seguidores

miércoles, 23 de mayo de 2012

LA FÁBULA DE MÍ EN OTRO CANTO



---


Una fila de hormigas
transporta lo insaciable
a su cueva de invierno.

Ése es el pasaje hacia el olvido,
como un lento fluir
de lo que desvanecen los recuerdos
mirándote a los ojos,
alimentando pena
y sin llanto de mí para el consuelo.

Las lágrimas son lluvia de otro canto,
escalón sin peldaños
que ascienden hasta el sol
los paraísos,

tan sólo un tragaluz
de los amantes.




Manuel M. Barcia

6 comentarios:

Respirando entre palabras. dijo...

No hay mal que dure mil años Manuel.Todo pasa,hasta el sabor amargo que muchas veces dejan las lágrimas.

Me quedé pensando... Que nombre llevarán las tuyas?

Besos

Manuel Martínez Barcia dijo...

Libertad, tal vez... o Redescubrimiento, chi lo sa.

Un beso

Marinel dijo...

Mar desbocado gota a gota, pero proveniente de la misma inmensidad interna y sus mareas.
Hay que dejarles paso y en ocasiones, seguir su estela.
Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por tu comment-poema, Marinel, manuscrito gota a gota.

Un beso

Angeles dijo...

Lágrimas que desgarran el alma,
mas quizás necesarias
pues tras ellas, la calma.

Saludos

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por dejar la calma de tu huella en estos versos,Angeles.

Un abrazo.