Seguidores

sábado, 19 de mayo de 2012

SÍ, QUIERO



---


A veces es preciso ocultar
poderosas razones
que siembran con la duda la raíz
de la maledicencia.

No quiero saber yo quienes murmuran
los ecos de una voz
soterrada en el tiempo que ya fue
paráfrasis de olvido;
siquiera proferir evocaciones
con gritos de dolor
más allá del lamento.

Prefiero ser en círculos distantes
el anillo de luz que me proteja
de los canibalistas predadores.

Invítame de nuevo a descerrar
los oscuros postigos del silencio,
a ser por mí querido,

aunque lo ultraversal me atemorice
de un modo extraordinario
a mi pesar...

respóndote:
sí, quiero!




Manuel M. Barcia

4 comentarios:

Marinel dijo...

Caray...ahí escondido y sin embargo,latiendo por salir queriendo a toda costa.
Temor, incertidumbre,anhelo y al fin, certeza total y absoluta.
Bonito e intrincado poema.
Otro beso.

Morgana de Palacios dijo...

Yo veo ultraversal y se me disparan todas las alertas.
Mido, sopeso y digo, es un buen poema Manuel, a salvo de reductores de cabezas. (ríome)

Igual me equivoco pero qué más da.
Yo sí quiero, así que sólo faltas por querer tú.

La puerta está abierta para tí.

Cuánto estás escribiendo, loco.

Demuestro que no soy un robot (a veces tengo dudas) y te dejo un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Ya ves, Marinel, inclinando la balanza del debe a mi pesar...

Un beso

Manuel Martínez Barcia dijo...

No eres una robota, sólo una tejedora de sogas con manos de seda y un girapuertas para mí, que gustosamente traspaso.

Otro abrazo