Seguidores

sábado, 9 de junio de 2012

LA MÚSICA INSOMNE



---


Dejémonos guiar por los impulsos
por nuestro corazón en la derrota
por su latido indescifrable.

No asumir lo vital
-el amor y el deseo-
es un siempre morir,
apenas diapasón sin vibraciones
que instrumentan los huecos de altivez,
un músculo vacío
un manantial de sombra
sin luces que apagar ni encender,
ni los motivos
que desbordan caricias de la sangre
cuando arde de veras
el fuego que destella las entrañas
en la desgarradura de la vida

y solo aquel órgano en la luz,
como un músico insomne.



Manuel M. Barcia

8 comentarios:

Lapislazuli dijo...

Seguir la musica!!
Un abrazo

San dijo...

Cuando no se asume lo que es la realidad, nuestra realidad todo se nos atraganta.
El poema todo música.
Un abrazo.

Cristina dijo...

Hasta se pueden escuchar los latidos...maravilloso.
Abrazos miles.

Marinel dijo...

Dejar la batuta al corazón y sólo bailar al ritmo que marque...
Hmmmm
Otro beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Y tú insomne en su cadencia...

Gracias por venir,Lapislazuli.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Es muy grato tu son en estos versos, San.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Eso es mucho más de lo que yo pude soñar, Cristina.

Gracias por tu eco en melodía.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

O bailar, apenas su latido...

Gracias de nuevo, Marinel, por ser tanto en el poema.

Un beso.