Seguidores

viernes, 1 de junio de 2012

SILENCIOSA



---


No hay en tu lujuria tentación
siquiera calendario
con sexo que ofrecer una noche cualquiera;
porque yo soy amante a destiempo
-resaca de pasión-
mientras tú permaneces al desnudo
negando todavía los noviembres de Don Juan
silenciosa
como un ruego que clama seducciones
al margen de la luz

y el cerrojo de un claustro traspasable.



Manuel M. Barcia

10 comentarios:

Leticia dijo...

Un reclamo lapidario, un ser y no ser a destiempo, un querer abrir el cerrojo de un claustro traspasable... Quizá, siempre ahí lo perverso del amor y las correspondencias. Bello.

Al margen te comento lo difícil de las palabras para poder dejar el comentario. Muy borroso el número 3. Uf!

Manuel Martínez Barcia dijo...

Jaja

Tiene mucho mérito traspasar ése cerrojo, el del del número 3, digo.

No fui yo quien ha puesto esa maraña anti-robts(al menos conscientemente), por eso te agradezco mucho más el comentario a estas palabras.

Un abrazo.

Gilberto Cervantes dijo...

Me suena a tristeza, a un abandono en vida, a un para que saber.

Muy bonito!

Saludos

Andrea García Baretti dijo...

Bonito, como siempre para los buenos poemas, no es la palabra.

Tengo que admitir, envidiosamente, que me ha encantado. Palabras afiladas y precisas.

Un saludo admirativo.

Marinel dijo...

Ussss,qué claustrofóbico poema donde la pobre y virginal dama tiende a permanecer en la celda oscura del deseo sin dejar pasar la luz.
Un beso.

Kimbertrancanut dijo...

Doña Inés en el convento, silencio, los duelistas intentan conquistar a la dama...el final siempre es el mismo: La desolación del claustro y sus cenicientos olvidos.
Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra que te guste a pesar de su tristeza, Gilberto.

Gracias por tu huella y un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Me alegra tu presencia en estas letras, Andrea.

Gracias por venir.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

No tan inviolable la luz de Doña Inés...

Gracias por tu palabra, Marinel.

Un beso

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por cruzar estas épocas de aquí con tu palabra, Kimbertrancanut, y dejar esta huella de tu paso.

Un abrazo.