Seguidores

sábado, 30 de junio de 2012

TANATOLETRAS



---


Un acto de soberbia me aniquila.

Golpea el corazón algún latido
del niño que se fue,

explosiona en su gesto
los débiles clamores de estampida
y un sentir displicente,

el hombre que se niega a ser más hombre
cuando han de morir
las letras que forjaron en mi voz
el alma de un poeta.




Manuel M. Barcia

8 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

No permitas que mueran esas palabras.
Gracias por llegar a mi lugar de anís estrella, que es también tuyo, si así lo deseas.
Un abrazo.

Bletisa dijo...

Muy íntima esta reflexión tuya, Barcia.
Tu poesía lo es siempre...intimista digo.
A veces incluso se siente pudor al asomarse.

Un beso.

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,Manuel!

La poesia q anida en tu corazon,se derrama por tu alma y fluye por tu mano hasta terminar explosionando en un torbellino de sensaciones q seducen a los versos.
Preciosa poesia,poeta manuel.
muchos besos.

Lapislazuli dijo...

el tiempo nos lleva por delante, pero que no se solencies tu pluma de poeta
Un abrazo

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por tu visita, Sara. Y por dejar tan cálidas palabras.

Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

La vergüenza es algo relativo, Ble. A veces es sonroja de uno mismo. Por lo menos a mí me pasa cuando me dicen cosas como las que has dicho tú de mis palabras.

Gracias por asomarte aquí, querida poeta.

U beso

Manuel Martínez Barcia dijo...

Gracias por esas palabras,Lady, tan llenas de poesía.

Un beso.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Las palabras nacen y mueren, Lapislazuli, pero sólo con el fin de renacer eternamente en un poema.

Un beso.