Seguidores

viernes, 18 de enero de 2013

Después de ser ausencia



---


Sin sueños,
no es posible reencontrar
el rastro del camino
que hizo de la búsqueda un placer,
tan cerco ultraversal mi compañía.

Será que mis andares de escorpión
son huellas del cianuro
que siempre llevo a cuestas,

y el alma tan sin luz y cicatrices,
renuevo de mi ser,
patria sin ideal
y el licántropo,

suicidio en mis pesares
y extinción
de palabras sin tiempo

en adioses que duelen.




Manuel M. Barcia



2 comentarios:

indianala dijo...

Dolor...En maravillosos versos!
Coincidimos hoy.
Un abrazo.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Un abrazo indoloro, pues, indianala, para que no duela esta coincidencia.

Gracias por venir.